Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘RUTA USA 2011’ Category

Pensando ya en el viajecito-huida tracidional para navidad, me engolosiné con la idea de USA de nuevo y, aunque al final nos quedaremos por España me recordó que dejé por hacer, en mi crónica del verano pasado, una entrada de consejos generales para viajar a yankilandia. Así que antes de que se me olvide, ahí va!!.

CONSEJOS PARA VIAJAR A USA

Papelacos:

En cuanto a papelillos varios lo primero que tenemos que recordar es que vamos a viajar a un país fuera de la UE (quicir, al extranjero) y eso conlleva varias cosas:

Pasaporte: Debe estar en vigor y que no caduque en menos de 6 meses de entrar en el país. El pasaporte debe ser electrónico (en la actualidad todos los que se hacen en España lo son). Junto a esto, tenemos la suerte de que España está entre los países exentos de Visado para viajar a USA ¿Esto qué es?. Que no necesitamos ir a algún consulado a sacar un permiso especial para viajar, sólo tenemos que rellenar (y pagar 14$) un documento que se realiza online https://esta.cbp.dhs.gov/esta/ llamado ESTA (Electronic System for Travel Authorization). Tiene validez por 2 años y, salvo que seamos un terrorista en potencia se autoriza a todo el mundo.

Yo recomiendo llevar también el DNI. Aunque no tiene validez, cuando se viaja a un país lejano yo aconsejo “cruzar” documentación (si viajas acompañado, claro). Por ejemplo, llevar tu pasaporte y el dni de tu acompañante y viceversa. En caso de robo o pérdida, al menos en tu embajada o consulado podrás demostrar tu identidad.

Si piensas conducir, has de saber que NO necesitamos el permiso de conducir internacional, nos basta con nuestro carnet de conducir (hablamos siempre de un viaje de vacaciones, si vamos a vivir allí la cosa cambia). Hay algún estado (Georgia, creo) donde sí te pueden poner pegas, pero por lo demás no hay ningún problema.

Salud: Estamos en la tierra de la salud privada así que olvídate de ir a un centro de salud para lo que sea sin que te vacíen la cartera. Hay que tener seguro privado. Normalmente las agencias de viajes ofrecen seguros para el tiempo que durará tu viaje, o si no directamente puedes consultar en compañías de seguros. Recuerda que quizá con alguno de tus seguros o tarjetas venga incluído. Asegúrate bien porque una simple gripe puede salirte muy cara.

Dinero: Obviamente, la moneda es el Dólar así que tendrás que cambiar divisa. Mi consejo es pagar todo cuanto puedas con tarjeta, te resultará más barato, y llevar ya cambiado de España los dólares que creas que necesitarás para el pago en mano, y ya a medida que tu viaje avance vas pagando más con uno u otro para ajustar y gastarte el metálico. Salvo emergencias, no sacar en cajeros dólares con tu tarjeta Española. El sablazo es importante. Por último recomiendo no llevar billetes grandes (de valor, que de tamaño son todos y iguales) porque es complicao que te cambien un billete de 100$ (con los de 50 ya te miran rarito). De cualquier modo siempre puedes ir a cualquier banco y te cambiarán en billetes más pequeños.

En cuanto a las tarjetas, y aunque parezca mentira, USA está muy anticuada respecto a Europa en muchas partes y el sistema de pago aconseja llevar tarjeta de crédito (no de débito, aunque estas también te las aceptarán en muchas partes). Si es necesario, pide una a tu banco y a tu vuelta (y una vez efectuados los pagos, claro) cancélala (o no, eso ya a tu gusto). Todo te será más fácil con una Visa de crédito (o Mastercard, o American Express) que con una Maestro o similar.

Propinas (Tips):

Ya hablé bastante de eso en la crónica pero resumo lo más importante:

Consejo inicial: El “tip” (propina) está en todas partes, así que, para evitar situaciones embarazosas, aconsejo llevar bastantes billetes de 1 dólar. Que nunca te falten en el bolsillo o cartera, lo agradecerás.

Lo primero es aclarar que no debemos llevar nuestra mentalidad, quicir, que la propina es algo que se da voluntariamente si quien nos atiende, o el establecimiento, se muestra especialmente amable o de alguna manera lo merece. Es otra cosa.

En USA el autoservicio está a la orden del día en el tema alimentación. Se vive rápido, se come rápido, hágalo usted mismo. Los productos son baratos luego el resultado será, para nuestro bolsillo, fantástico. El que te sirvan, pues, es un lujo. Y ese servicio hay que pagarlo. Ese es el tip. Lo que pasa es que no es un valor fijo, (aquí sí entra el concepto nuestro de propina) y según te sirvan mejor o peor el tip fluctua. De hecho si te sirven extremadamente mal o ha habido algun fail desastroso, es habitual que te den un tip “simbólico” de unos centavos. Pero se da. De hecho los que trabajan en esas profesiones (p. Ej. Un camarero) tributa un porcentaje en concepto de lo que se supone que va a ganar en tips, algo así como un autónomo.

Dicho esto, al grano. El tip (también llamado gratuity, aunque con una peculiaridad que ahora comentaré) es diferente según el sector del que se trate. Así, por ejemplo en un taxi, se pueden dar 1 ó 2 dólares por cada maleta que te lleven o, si queda un pico corto, redondear. No es como el de los restaurantes, si no llevas maletas y simplemente hace su trabajo sin florituras tampoco se va a cabrear porque no le des nada de tip.
En cuanto a hoteles si el botones te lleva las maletas a la habitación, de nuevo 1 ó 2 dólares por maleta (1 está bien). A la camarera de pisos según parece se empieza a estilar el dar algo o bien al día o bien el día de partida, pero vamos, para mí que es excesivo.

Alimentación: Aquí está el mejunje. Normalmente estamos, ampliando en ambos sentidos, entre un 15 y un 21 % de la cuenta (sin impuestos). Que nadie se avergüenze de sacar la calculadora (móvil) y hacer cuentas, es algo normal allí. En muchos sitios ya viene incluído en la cuenta, aunque en general no. Ahora copio, pego y parafraseo lo que ya puse en la crónica sobre este tema que creo que es suficiente:

“Ojo. En muchos sitios, y sobre todo, supongo, a turistas, te la meten ya en la cuenta (puede aparecer con el concepto TIP o GRATUITY) así que antes de pagar, hay que mirar bien.
Cuando pagas con tarjeta tb hay que tener cuidado ya que te ponen la cuenta y un espacio abajo para que escribas a mano el tip, y firmas. Y te cobran el total. Así que si lo pagas por otro lao tacha esa linea con el boli antes de firmar. Si no, según su honradez, les estás dando un “minicheque” en blanco. Nosotros optamos, por todo esto que ya había leído, por pagar el tip en cash (metálico) cuando pagamos con tarjeta.
Por último, cuando pagas en cash te pueden preguntar al llevarsela ,change?. Te quieren decir si quieres el cambio o se lo dejas de tip.

A nosotros nos la intentaron colar en un rest. Ponía que incluían el tip en cuenta a las de más de 5 comensales. Pero al ver la cuenta aparecía incluído bajo el concepto GRATUITY, y abajo otro vacío de TIP del que, obvio, pasamos. fueron 31,18 pavos y aun asi al soltarle 50 el tio me dice “change?”. Sure. Por supuesto no le dejamos ni un centavo más de lo justo. Y tal vez si no hubieran intentao colarlo le habríamos dejado más porque la verdad es que estuvo tremendo y alli la comida es rica, abundante y bastante barata.”

La gente y el idioma:

En general, toda la gente que he conocido es extremadamente amigable y amable. Atenta, preocupada por ayudarte y al mismo tiempo es muy independiente y le gusta mantener su “espacio vital”. En ese sentido es muy respetuosa con los demás y con la ley, cosa que recomiendo encarecidamente a todo el que viaje a USA. Olvídense de discutir con el policía, eviten gritar, hablar demasiado alto, molestar a los demás, arrojar basura al suelo,…

Pregunten si tienen dudas. Como digo, en general la gente hará todo lo posible por ayudarte

Supongo que habrá de todo como en todas partes. Yo sólo puedo hablar de lo que conozco por otros y de primera mano de los lugares donde estuve, que por otra parte sean lugares donde probablemente pienses viajar.

En cuanto al idioma, hay de todo. Se dice que siempre encontrarás quien hable español aunque, en mi experiencia, no ha sido tal cual lo dicen. Es recomendable tener, al menos, nociones básicas de inglés y no avergonzarse por pedir que te repitan alguna que otra vez las cosas (mi frase más utilizada allí fue “sorry, U can see my english is not very good”). En New York especialmente (ver la crónica) según perfil puede resultar complicado pero, eso es cierto, siempre pasará alguien por allí que sea hispano y pueda echar un cable en una situación complicada.

La comida:

Según el lugar. En grandes ciudades es excelente. Tienes muchísima variedad, como digo, barata. El autoservicio te permite comer de todo, frío y caliente, en cualquier lugar por un módico precio. Si echas de menos el “gusto” español y no te quieres gastar una pasta visita un italiano. Bueno, abundante y barato (según el sitio, claro). Lo mismo vale para el café. Si quieres expresso ya sabes, “buon giorno amico!!”.

En cuanto a su plato estrella, las hamburguesas, no dejéis de probarlas. Hay quien erróneamente cree que la “american burger” es la que se come en McDonnalds o Burger King,… nada más lejos. Es su plato típico luego lo hacen bien, casero, natural. Vacas no les faltan y puedes acompañarlas de ensalada si no quieres papas fritas (french fries). No tienen mucho más autóctono (tal vez los filetes o chuletas) y suelen hacer la comida bastante sosa (de ahí tantos tipos de salsa) pero como digo toda la cocina del mundo está ahí. Disfrutarás.

Lifestyle:

Ahí cada uno va a su bola. Esa frase que sale tanto en las películas “..por dios no me judgues!…” la llevan al pié de la letra.
Ve como quieras, si te apetece ir corriendo por la calle, ve corriendo por la calle, si en bici, en bici. Si te apetece ponerte un sombrero de Pikachu, tú mismo, si vas en pantalones cortos con botas de montaña, po fale…. En fin, que respetan la elección de cada uno, por muy raro que sea (siempre, claro está, que el tema sexual no se explicite, que entonces ya les sale la vena esa puritana que tienen).

Si lo tuyo es el deporte, estás en el lugar adecuado. No te van a faltar espacios públicos donde disfrutar de tu deporte favorito añadiendo que, además, al ser un país tan inmenso y, supongo, por su propio estilo de vida, las zonas verdes abundan aunque solo sea para pasear y descansar.

Hablando de descansos, también comprobarás que, paradójicamente al hecho de ser el país de “todo privado”, todo, o casi todo, es público. Si ves una terracita en la calle, sombrilla, mesas, sillas,… da igual de donde sean, si quieres sentarte a descansar, a comerte tu propio bocadillo o a leer un libro puedes hacerlo. Todo está para todos. De la misma manera no encontrarás, salvo algunas excepciones (turnpikes), autopistas de peaje.

Esto me lleva a terminar con algo de Conducción: Los límites de velocidad varían en función del estado aunque en general es similar a los que tenemos en España (obviamente será en Mph pero equivalen) pero, eso sí, no hay que olvidar lo que dijimos antes del respeto a la ley. Si no queréis que vuestro viaje se convierta en un quebradero de cabeza (o mejor dicho, de cartera) respetad los límites. Nunca rechistar a la policía si ésta os para. Son muy estrictos con el cumplimiento de la ley. Como curiosidad, si entráis en un peaje, donde al entrar cogéis un ticket con la hora de entrada, y salís del peaje por el sitio que sea y al picar la máquina comprueba que por la hora de salida has ido más rápido de la velocidad indicada, te cascan la multa ahí mismo.

Si respetas, tu experiencia en carretera será genial, ellos realmente viven la carretera. Disfrutarás de unos paisajes alucinantes, verás unos vehículos envidiables, comprobarás lo barato que sale el combustible cuando estás en un país que cuando necesita petróleo saca los tanques e invade una nación. Recordar, nada más, que los semáforos están al otro lado del cruce, y en tu lado, como en España, que se puede girar a la derecha aunque esté en rojo (como si hubiera siempre un intermitente naranja hacia ese lado) y que si vas a alquilar un coche entérate antes de cómo va el cambio automático de marchas porque tu coche será así.

Espero que estos pequeños consejos puedan servir en algo al que esté preparando su experiencia USA, si quieres saber cualquier otra cosa, ya sabes, comenta o contacta!!. Disfrútalo!.

A.Alés

Read Full Post »

Pues sí. Todo se acaba y amaneció en SF el que sería nuestro último día (completo) en Norteamérica. La jornada se planteaba de tranquilidad total. Desayuno y despedida del albergue, ruta por la 101 Hwy hacia el sur con destino Santa Bárbara, un pueblo (o ciudad) costera al norte de malibu, a unas 100 millas de LA, donde al siguiente iríamos para coger el avión de vuelta.
La ruta en sí fue tranquila. En un principio queríamos visitar Carmel, una playa muy recomendada no demasiado al sur de la bahía de SF, pero un Bilbaíno con el que cruzamos impresiones por arizona, que iba en ruta inversa a la nuestra nos dijo que la carretera de la costa estaba cortada en varios tramos, y que si íbamos a Carmel tendríamos que regresar nuestros pasos unas buenas millas para retomar de nuevo la Hwy. Asi que optamos por pasar de largo y parar más adelante en San Luis Obispo, también hermoso lugar donde comprobamos que la playa y las barbacoas públicas son compatibles. Ya de allí seguimos con alguna paradita para contemplar el mar y las numerosas plataformas petroleras que se hallan al horizonte por toda esa costa, y vimos bastantes delfines, pero no conseguimos hacerles una foto en condiciones. Finalmente llegamos a Santa Bárbara. Una población histórica y grande, para lo que son las otras que suelen poblar la costa. Allí hicimos check in en nuestro Inn at the beach y paseamos por un paseo marítimo precioso, lleno de artistas, en busca de lugar donde comer pescado. Por el camino visitamos un Viejo muelle, al estilo de los que ya vimos en esa costa (santa mónica, san francisco) y decidimos volver después del papeo a por un helado con una pinta estupenda. La comida estuvo bien, en un lugar pijito del que nos llamó la atención la estratificación del Staff. La recepción, 3 morenas gordicionales que parecían primas. Las mesas atendidas por rubitas estilo Minnesota high school, y la cocina por el sector masculinolatino. Todo sospechosamente ordenadito. Nos reímos mucho pensando en los casting para entrar a trabajar ahí.
Después, helado, paseíto, donde disfrutamos viendo a los pelícanos en plena cacería e intentando inútilmente hacer una foto del último aliento del pescado, valga la…, pescado, viendo las obras que se exponían en el paseo, y al hotel, a relajarnos y organizar todo lo de la vuelta. Nos acostamos pronto, gracias, de nuevo, a Jack Sparrow, que es ponerlo y caemos redondos. Sobre las 22.00 se cerraban los ojos por última vez en la tierra, dicen, de las oportunidades. Unas pocas instantáneas, ahora, de la jornada. Paz.

Nota: Se me olvidaba. Perdí en el camino la oportunidad de hacer una foto prometida, la del cartel de Silicon Valley, pero quise afinar tanto que el click llegó tarde, en compensación pillé un detalle de la sede de Intel, en Palo Alto, espero, Fran, valga, la intención….

20110614-110032.jpg

20110614-110302.jpg

20110614-110213.jpg

20110615-031212.jpg

20110615-031241.jpg

20110615-031250.jpg

20110615-031302.jpg

20110615-031313.jpg

20110615-031321.jpg

20110615-031329.jpg

Read Full Post »

Nos levantamos y tras la duchita de rigor bajamos a desayunar. El sistema estaba bastante bien, aunque escaso para lo que estábamos acostumbrados. Había una gran cocina a disposición de todo el mundo, para que cada cual se hiciera su comida. Aparte el albergue ponía café, tostadas, bagels, queso para untar, mantequilla y mermelada. En grandes frigos cualquiera podía guardar su comida indicando en papelitos si era propia o para compartir y tras el papeo cada cual lavaba lo que había ensuciado. Aparte, cada día había determinadas actividades, p.ej. A las 5 cata de vinos y queso, a las 8 visitapor la ciudad,… Nos pareció curioso ya que en los albergues españoles no funciona así. Nosotros fuimos de independientes y salimos a pasear por el downtown, fundamentalmente la zona de union square, junto a donde nos alojábamos, y de ahí subimos para entrar en la Chinatown más auténtica de USA. Allí decidimos volver al final del día a comprar los últimos souvenirs. Al igual que en NY, Chinatown empalmaba con una pequeña Italia, nuevamente menos quiosquera que en la gran manzana, donde vimos a algun auténtico viejo “look” capo de la mafia, con gorilote cercano, o eso me pareció a mí. Realmente la ciudad se mostraba hemosa y perfecta para el paseo, a excepción de las mencionadas cuestas pero, valga la reduncancia lejana, qunien algo quiere algo le idem. Y en esas llegamos a Lombard Street, famosa por su cuesta en zigzag plagada de flores y, como no sabíamos en qué dirección estaba, nos guiamos por algo raro en el mapa y tiramos hacia el mar cuestarribísima para llegar a una especie de faro desde el que vimos, además de una parte de la costa, el zigzag buscado…. en la otra punta de la ciudad. Así que cuesta abajo again y tras un excepcional tramito llano, la cuesta arriba más infame que se puede imaginar hasta que, exhaustos, llegamos a nuestro destino, donde muchos otros guiris como nosotros hacían turnos para fotografiarse unos a otros con el zigzag y los coches que bajaban por él de fondo. Subimos hasta arriba y entonces giramos en una cuesta abajo no menos incómoda hasta Fisherman’s Warf, la zona del puerto, digamos, con más vida donde disfrutamos de un espectacular museo de barcos sobre el muelle. Hacia el sur se extendía un singular parque/paseo marítimo por el que paseamos y descansamos viendo el mar o, mejor dicho, la bahía de San Francisco, que por su extensión parece no tener horizonte. Y de allí seguimos bordeando con la descansada intención de coger un bus hasta el Golden Gate Park, que aunque por el nombre parezca otra cosa, no está junto al célebre puente, sino más al interior de la ciudad, y donde se encuentra el jardín japonés del té, que queríamos visitar.
En el bus dejé sola a lukya que me topé con mi segundo lobo de mar (o tierra). Aun desdentado y algo balbuceante (lo que complicaba la comunicación) departimos a gusto sobre la idiosincracia de SF, España, Picasso, Gaudí y, por fijación de mi temporal amigo, trenes (deduzco que pudiera ser su antaña profesión). Un tipo simpático del que nos despedimos habiéndonos pasado una parada de nuestro destino y es que no se puede estar en misa y repicando. Sea como fuere, el parque resultó un idílico lugar más que recomendable para visitar quien vaya a la ciudad de la diversidad. El japanese garden… Bueno, bonito, pero me esperaba más. Y como entró el hambre esa que se apellida atroz y el niño chico en su lista mental tenía comer en un chino de Chinatown, cogimos otro bus (que pudo ser free ya que alli sacas un billete y te vale por X horas pero claro, eso lo leí entonces, que no había aborígenes con quien platicar).
Y ahí estamos bajando del bus y entrando en Wells Fargo a cambiar en pequeño nuestro último billete de 100 y de paso el de 50 que en USA es complicado encontrar, para el de 100, sitio que lo acepte (claro está, adaptado a nuestro presupuesto).
Ya en Chinatown entramos en el que parecía un lujoso restaurante, con sus fotos del bueno de Arny gobernador, Clinton and company y la comida muy buena. Realmente es cierto eso de que los chinos adaptan la comida al lugar donde están porqure, aun parecida, no era como la española. Intenté en vano pedirle de postre un flan y entre que no sé como se llama (certificado, decir “fleen” no funciona), que los chinos suelen ir a lo justo de otro idioma que no sea el suyo, y que en mis clases de chino he aprendido mucho pero no “esa cosa blandita que se mueve”. Total, que entre el chino y yo decidimos no hacer más el ridículo y se cobró no sin antes preguntarle si ese garabato sospechoso indicaba que el tip estaba incluido. Pareció cortarse y dijo que sí.
No era por pagar 4 míseros $ de más, era por la evitar la paradoja de que un chino me engañara como un chino. Salimos, cigarrito y largo y divertido rato de compras bajo un viento que, por la tarde, aprieta aun más, y lo de antes no es poco.
Volvimos al albergue a lo habitual del wifi y tal hasta agotarnos y dormir para la última jornada de viaje hacia el sur destino Santa Bárbara, en la costa californiana, la que será la última noche en suelo americano (snif). Pero eso ya se contará a su tiempo. Ahora fotos de la maravillosa San Francisco

20110612-071627.jpg

20110612-071646.jpg

20110612-071912.jpg

20110612-071728.jpg

20110612-072131.jpg

20110612-072316.jpg

20110612-072339.jpg

20110612-072913.jpg

Read Full Post »

Poco a poco, en el coche, fuimos entrando en calor mientras salíamos del parque, con alguna parada para fotografiar una cascada que pasaba bajo la carretera y sorprendernos nuevamente con la cantidad de nieve que había en algunas zonas, sin haber temperatura ambiental (o al menos sensación) para ello. Subiendo y bajando nos encaminábamos hacia el oeste destino San Francisco. Última gran ciudad de esta ruta. Antes paramos, toda vez que habíamos agotado nuestra reserva de deliciosas galletas con trozos de chocolate, alimento para el coche, en un supermercado de un pequeñisimo pueblo,aun en la montaña para reponer zumo de naranja y otras vituallas (y por fin encontré la piedra pómez para mis, a esas alturas, sufridos pies. Peggi sue, que tenía cara de llamarse así, nos deseó buen viaje y seguimos sin más que contar hasta cruzar el bay bridge y entrear en San Francisco.
Así de sopetón nos pareció una ciudad accesible, pequeña, sin el caos que supone la entrada a NY o LA y con rapidez llegamos a nuestro albergue, el HI Downtown donde tras hacer el check in nos dirigimos hacia un parking donde por 20$ las 24h podíamos dejar el coche. Eran todos hispanos, como mucha gente allí, y al saber un que éramos Españoles uno de ellos empezó a rallarnos con los toros, él era muy aficionado, pero en plan de “y usted qué opina?” la Lukre pa evitar polémicas de acuerdo en todo, yo suavicé mi discurso que ya pensaba, este es capaz de clavarnos los cuernos en el coche. En fin. Con las maletas nos fuimos a un sitio de esos que ponen el café más malo y caliente del mundo pero en compensación por el daño te dan wifi y esperamos una hora hasta que la habitación estuviera lista.
El albergue estaba genial. Se respiraba un ambiente muy de compartir todo, gente muy diversa, estuvo muy bien, mejor que el ymca newyorkino. La habitación, por supuesto, también. Con todo lo que podíamos necesitar.
Nos duchamos pues lo necesitábamos que esa mañana en yosemite como recordaréis nos fuimos volando y nos echamos una minisiesta para recuperar el sueño perdido, sobre todo luk, que no durmió casi nada (aunque en el viaje estuvo casi todo el tiempo dormitando). Y decidimos que lo mejor era coger esa tarde el coche para ir a los lugares más lejanos y dejar el día siguiente para pasear.
Por lugares lejanos hablo de:
Twin Peaks. Dos colinas gemelas desde donde se divisa toda la ciudad y una buena parte de la bahía. El viento era BRUTAL. Lo ha sido toda nuestra estancia, nos dijeron que era lo habitual allí. Las vistas, maravillosas.
Golden Gate Bridge. El famoso puente que da descanso a su jubilación. Lo que hicimos fue cruzarlo y desde el otro lado, en un parquecillo, verlo, así como otra hermosa vista de la ciudad y la isla de alcatraz. Por el camino, “disfrutamos” de las tan conocidas cuestas de SF, no es que haya una avenida donde hacen las escenas de persecuciones saltarinas en las pelis, es que casi toda la ciudad es así. Tremendo. Fue la primera vez que tuvimos que poner nuestro coche automático en la marcha L, si no, imposible subir.
He de decir que la ciudad es preciosa. La arquitectura de las casas, tan conocida, las cuestas, el mar por todas partes… Realmente bonita. Lástima que estuviéramos tan poco tiempo pero bueno, otra vez será.
Dejamos de nuevo el coche en el parking y nos fuimos a comer/cenar. En un típico americano, con una buenísima cocina donde yo me comí una de las últimas típicas delicatessen que me quedan por probar, un buen steak y luk se decidió por la pasta. De ahí al catre a actualizar, fotos,etc y a descansar que el día siguiente tocaba patear la ciudad, y vaya si lo hicimos pero antes, como siempre, foticos

20110612-073719.jpg

20110612-105813.jpg

20110612-105620.jpg

20110612-105654.jpg

20110612-105337.jpg

20110612-105429.jpg

20110612-105124.jpg

20110612-105137.jpg

20110612-105039.jpg

20110612-105326.jpg

20110612-105019.jpg

20110612-105007.jpg

Read Full Post »

Nos quedamos pedaleando por el valle hasta Yosemite Fall. Algún bambi que otro nos salió al encuentro. No tan abundantes como las ardillas, pero había bastantes por la zona y sin reparo alguno por la presencia humana. Supongo estaban acostumbrados a que algunos con un mal exceso de cariño les dieran de comer, cosa totalmente desaconsejable.
Finalmente llegamos hasta el punto en que hay que dejar las bicis y andar, hasta abajo de la cascada. No exactamente abajo, pues para ello había que escalar un sendero y nosotros optamos por seguir descubriendo el valle antes de que llegara la hora de dejar las bicis, pero hubiera sido genial (más aun tomar otro más largo que te lleva a upper fall ya que la caída en realidad son dos, que hace paradinha en medio, en las fotos se puede apreciar). En fin, seguimos camino tras reponer agua en unos servicios bajo la mirada de un ranger al que, paleto de mí, pregunté “can I drink this water?” contestó “sure” pero por su mirada primera quise leerle en la mente ” are U an idiot? Can’t be better water as that one!”. Hecho lo cual cruzamos a la otra vertiente entrando en un prado que, de sufrir el síndrome de Stendhal nos hubiera dejado patas arriba. Indescriptible, no superado ni por el barrio de los teletubbies. Nos quedamos un rato disfrutando, sin pasar por el tunel con el peaje más caro que existe, del cielo (heaven, que no sky). Y seguimos disfrutando del camino, tras haber posado de modelos para algún que otro fotógrafo que creyó ver en nosotros el complemento perfecto para un paisaje (será por contraste, digo yo).
Y así llegamos a la zona, llamemos, común, donde dejamos las bicis y nos sentamos en una mecedora a aprovechar el wifi que había allí (era una cabaña a modo de lugar de reposo y encuentro) y a pasar fotos hecho lo cual y como se oscurecía nos fuimos a nuestra zona de tiendas adivinando una ligera bajada de temperatura.
Ya noche cerrada salimos con la linterna, en un mágico momento, a fumar un pitillo, cruzándonos con algunas otras. Parecía, o a mí me sugurió, un hermoso pasaje del Hobbit pero, mientras que a ellos finalmente les atacaron arañas, sobre nosotros se cernía un enemigo mayor.
El frío.
Sintiendo un cambio cada vez más acusado de temperatura volvimos a la cabaña y pusimos las dos mantas, que antes creímos, en nuestra bendita ignorancia, innecesarias, y nos acostamos creyendo que no iría a más porque, en verdad, no estábamos preparados.
Yo que tengo mayor capa protectora, ejem, dormí hasta las 4. Luk según me dijo se despertó a las 12. El frío, húmedo además, como sabrá todo el que ha pernoctado bajo tela campañil, se nos metió hasta los huesos. Entumecidos por la inmovilidad, ya que el movimiento hacía perder el poco calor acumulado, solo pensábamos en que saliera el sol para salir pitando leches. En fin. No volverá a ocurrir.
Por la mañana no teníamos cuerpo ni para ir a las duchas así que nos montamos en el coche, pusimos a tope la calefacción y salimos rumbo a nuestro siguiente destino pero… Qué digo!, con el frío no me dí cuenta que eso es otro día, ergo, toca esperar. Eso sí, en la sala de esperas hay, mejor que revistas de cotilleos, fotos del otro lado del charco

20110611-090849.jpg

20110611-090912.jpg

20110611-091149.jpg

20110611-091046.jpg

20110611-091017.jpg

20110611-091259.jpg

20110611-091407.jpg

Read Full Post »

La vaquera! La mera mera! Porque somos muuuy machos!! Y en todo el alto desierto… Échale compadre!! KTOB 1490 am….. Aun resonaba en mis oídos a fuerza de escucharlo la jornada anterior mientras rodábamos por la California central, y con esa mexicana con voz de soltar guantazos de 4 en 4 me desperté tras un más que reparador sueño a las puertas de Yosémiri nech’nl prk, que pronuncian éstos. Nos bajamos a desayunar un opíparo breakfast, una de las muchas cosas buenas de los Moteles de Usa y aun con la tempranura arrancamos el coche para entrar al parque. Justo donde pagábamos al ranger los 20$ reglamentarios y nos daba mapas e info (genial cómo funciona el NPS, ya lo dije en el gran cañón, se abría un camino al sur para, como adelanté la entrada anterior, dirigirnos antes de al valle, al bosque de sequoias Mariposa Grove, al que llegamos pronto. Dejamos el coche en la zona habilitada y aunque por esa zona había bastantes nos adentramos en una fatigosa ascensión para disfrutar aun más del entorno y sobre todo, para llegar al Grizzly Giant, un imponente ejemplar de unos 1.800 años de edad. Podíamos subir más pues el Grove era enorme, pero queríamos disponer del mayor tiempo posible en el valle, uno de los lugares más deseados del viaje y aun quedaban unas 40 millas viradas, así que desandamos y montamos de nuevo en el caballo rumbo a, puedo decirlo sin dudar un instante, el más asombroso entorno natural donde he pisado nunca, y con diferencia.
La suerte, que siempre tiene dos caras, quiso compensar la abundancia nevosa que corta caminos montañosos, con el directamente proporcional aluvión de aguas en torrentes y cascadas a ambos muros del valle que si bien no era angosto, en comparación con la altura y corte de las montañas, lo parecía.
Creo que ni las fotos muestran el tremendo impacto visual que produce el entorno y, obviamente, solo para nosotros queda el sonoro.
Hago un alto en este onanismo del recuerdo para ir a lo práctico a fin de respetar el tracto cronológico de este diario (BONUS! Esta ha sido la frase más pedante de todo el cuaderno!). Así que fuimos a la cabaña del Curry Village y tras las pertinentes identificaciones y normas, sobre todo respecto a los osos, dejamos los bártulos en lo más parecido a un cruce de tienda y cabaña, lugar elegido por estar dentro del bosque (cosa de lo que después nos arrepentimos no mucho, muchísimo). Todo lo que pudiera oler a comida lo dejamos en el cajon a prueba de osos que había al exterior de cada tienda, para evitar un subarriendo inesperado en plena noche, y nos fuimos hasta la cabaña/minimarket para comprar viandas conque hacernos unos bocatas vegetales que supieron a gloria (sin contar con Gloria la de la tienda de la esquina, que no sé a qué sabe pero no creo que a sandwich vegetal,… más le pega a panceta, y me preocuparía que por casualidad se diera el caso que lea mi blog, si no fuera porque el personaje es ficticio y creado a mero efecto cómico) (mierda, ya está aquí otra vez la mera mera, la vaquera en todo el desier…. Se llamará gloria?…) Creo que ya he absurdado demasiado del humor abuso así que retomo echando a la abus… la basura los restos del almuerzo y decidiendo, aunque al igual que el Gran Cañón había autobuses a todas partes, alquilar unas bicis para disfrutar plenamente de todo el valle.
El primer objetivo era subir hasta el Mirror Lake, famosa su vista por ser una de las populares donde se ve reflejada la montaña en el lago (de ahí, claro, el nombre), y estuvimos un buen rato disfrutando de sus vistas, tanto que estuvo a punto de saltar el salvapantallas justo en el momento que salí del ensueño y recordé que el escritorio de windows ni sonaba, ni olía ni mojaba al tocarlo.
Desandamos la parte del sendero prohibido a las bicis y comprobamos que efectivamente, como nos dijeron en la caseta de alquiler, no hacía falta cepo que podías dejarlas donde quieras que nadie se llevaba lo que no era suyo. (curioso país, vive el cielo, para una gente que puede llevar pipa bajo la camiseta). Y salimos rumbo al otro extremo del valle, en un camino maravilloso entre los prados (meadows) con destino al Yosemite falls (la cascada más caudalosa, en la veriente norte) y, aquí lo dejo que San Francisco merece mañana una buena jornada de pateo, por lo que hoy hemos visto, y ya se me cierran los ojos. Mañana lo termino, palabrita del niño jezú.
…cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro ang….

20110610-112824.jpg

20110610-113207.jpg

20110610-113357.jpg

20110610-113247.jpg

20110610-113424.jpg

20110610-113548.jpg

20110610-113616.jpg

20110610-113658.jpg

Read Full Post »

Nos costó levantarnos, un día más, pero queríamos aprovechar el tiempo en ese día que disfrutaríamos del encuentro con la familia lejana. Alejo y Michelle, por aquello de su jet lag (venían de Florida) se levantaron antes y aun les dió tiempo de dar una vuelta antes de que nos reuniéramos para hacer varias cosas. La primera en tiempo e importancia era comprar las entradas para el show KÀ, del Circo del sol, que veríamos esa noche. Buscamos en varios sitios, varios precios, y finalmente las compramos por internet con una buena oferta. 88$ en la sección A (la mejor). Nos ahorramos la mitad del precio de taquilla pero hubiéramos pagado a gusto el doble, más viendo lo que vimos y que contaré llegado el momento. Una vez recogidas las entradas nos dijimos: ala, ya podemos desayunar (o al revés, no recuerdo) y nos quedamos en el buffet del MGM Grand para hacer un ejercicio de gordición máxima todos a excepción de luk, ya que faltaba cuarto de hora para las 11 o, lo que es lo mismo, fin del breakfast y comienzo del lunch. Los afortunados tardones hicimos una gaupasa (empalmada) culinaria aprovechando el vacío grastronómico/legal de la situación.
Rodando salimos hacia el luxor para coger el coche e ir a un lugar que ansiaba visitar desde hace tiempo. El downtown o, lo que es lo mismo, la fremont av. Origen y centro histórico de las Vegas. Donde los mafiosos italianos levantaron la industria del vicio, tantas veces vistas sus luces sobre el brillante capó de coches en la gran pantalla, donde está el Golden Nugget, el Four Queens, ahora relegados a un segundo plano tras el desarrollo del Strip, donde se encuentran los hoteles actuales más conocidos, incluyendo el nuesfro. Ahí está la pantalla de leds más grande del mundo, dicen. Apagada porque era de día, como el vaquero icono de Vegas. En el golden dejé los 40$ que mi contabilidad casinera marcaba de beneficios mas otros 5$ míos, dejando claro el mostruo que ahí no se gana (que se lo creen ellos). Y con esas volvimos a dejar el coche en el hotel para coger el airtrain hacia Venetian, Caesar,… que Alejo y Michelle aun no habían visto. Paseando entró el hambre a Lucky strike que, como recordará el lector había desayunado como una persona sensata y nos contagió a todos, así que cenamos sin la menor posibilidad de impedir que mis primos nos invitaran, lo que supone que han de volver a españa para ser invitados, mirusté que mala suerte (nota para Alejo, que está perdiendo el español, endevé: esto es ironía :)).
Volvimos al hotel a refrescarnos, y alguno que otro a desamortizar la ingesta del día. Y nos fuimos, valga la redundancia, cagando leches al show Kà.
Bueno, no me voy a extender sobre el show porque es imposible describir lo que sentí. Ya había visto otros espectácukos de Cirque du Soleil (en la pequeña pantalla) pero más allá de la diferencia de estar en vivo, el show en sí es algo que no se puede ver fácilmente. En un escenario que no se puede encontrar más que en las vegas y hecho ex profeso para un show estable. Tanto en alto, ancho, profundo y hondo. Una maquinaria, una coreografí… Que no leches, que no lo puedo explicar y no quiero mosquearme. BRUTAL, y .
(lo último era un punto, para los hijos de la LOGSE)
Nos volvimos al Luxor, ya cansados (sobre todo luk y yo que teníamos un largo camino a la mañana siguiente) pero antes nos cruzamos las fotos y echamos un último pulso al gigante de colores. Mi primo a los famosos dados (craps) y yo al Blackjack para recuperar lo que era mío y sacarle 5$ más simbólicos que otra cosa a Mefisto en su propia casa. Con eso quedé conforme y con el cansancio nos despedimos de la familia hasta la próxima, ya en spain, y nos fuimos al bañito relajante y a dormir en menos de lo que tardo en poner las fotos que ahora ves y yo no, porque a estas alturas que lees yo estoy perdido entre los árboles de Yosemite…
…y tú no. Chincha.

nota: quiero apovechar un aparte para mensajear públicamente lo genial que fué encontrarme, tan lejos de casa, con mis primos, (tan lejos también de su ciudad con nombre de sobre de infusión de vampiros). Qué buenas charlas, en las tres combinaciones posibles entre el spanich y el americanish. Qué risas y qué filosofadas. Como no puede ser de otro modo entre Aléses, arreglamos el mundo, una o dos veces. Nos vemos pronto. Un abrazo supersize.

20110610-013850.jpg

20110610-013939.jpg

20110610-014014.jpg

20110610-014128.jpg

20110610-014232.jpg

Read Full Post »

Older Posts »