Canadá 2017. Última entrada. Día 14 (y algo del 15). Redondeando, 1000 islas

Canadá 2017. Última entrada. Día 14 (y algo del 15). Redondeando, 1000 islas

Y llegó el (casi) último día. Dedicado a una única actividad.

Hay que tener en cuenta que un día después debíamos dejar el coche antes de las 10 en el aeropuerto de Montréal, con lo que nuestro objetivo era ir a un lugar no muy lejano de esa ciudad, un lugar tranquilo donde poder preparar la vuelta y no madrugar demasiado para la maratónica jornada de viaje.

Ese lugar fue Cornwall, a una horita del aeropuerto Pierre Elliot Trudeau, lugar que ni visitamos, ya que elegimos un Motel típico de carretera a la entrada del pueblo. La ruta, por otra parte, desde Niágara eran unos 600 kmts. y en medio teníamos la última actividad prevista, desplazarnos hasta Ivy Lea, un precioso puerto de Gananoque, en el río San Lorenzo, y lugar de salida de alguno de los cruceros que muestran el asombroso paraje conocido como las 1000 islas, un archipiélago ubicado en el mencionado río (recibe ese nombre, aunque en realidad hay unas 1700). Hay muchos cruceros y muchos lugares de donde salen, ya que el archipiélago lógicamente es inmenso (de nuevo hace frontera con USA con lo que algunas islas son canadienses y otras estadounidenses) pero nosotros escogimos el de Ivy Lea porque dicho crucero pasaba por el Castillo Blodt, del que hablaré más tarde.

La gracia de estas islas es que por muy minúsculas que sean casi todas tienen su/s casita/s. Imagino que los propietarios las tienen como recreo porque veíamos a mucha gente en ellas y desde luego no parece que sea un lugar para vivir todo el año, pero quién sabe!

En fin, teníamos visto que salía un barco a las 14 y otro a las 15:30, por nuestro plan nos interesaba pillar el de las 14 y comer luego (duraba 1 hora) en el peor de los casos comíamos antes y hacíamos el segundo, ya si perdíamos ese no nos daba tiempo a hacerlo en otro más tarde.

Con esa idea salimos de Niágara, y a medida que avanzábamos, sobre todo en el tramo donde debíamos cruzar de nuevo todo el área metropolitana de Toronto, sabíamos que íbamos a llegar justos. ..y tanto, que cuando llegamos al puerto ya estaba el barco a punto de salir!! Nos pegamos un acelerón y preguntamos si aun nos daba tiempo a comprar el pase. Peggie Sue miró por la ventana y dijo…justitos, a las 3:30 hay otr…..si si, pero este?…venga va. Corriendo fuimos al muelle y subimos a bordo. Bien! Por los pelos. Todo esto lo cuento por lo que pasó después. Pero antes…

…las 1000 islas. No voy a contar aquí nada, porque las fotos se explican por sí mismas. Baste decir que disfrutamos mucho de la excursión. .. Ahora volvemos!

20170703_14153220170703_142623DSCF9151DSCF9121DSCF9122DSCF9124DSCF9150DSCF9100DSCF9130DSCF911720170703_142638DSCF9129DSCF9106DSCF9111Y especialmente impresionante el Castillo Boldt

DSCF9142DSCF9146DSCF9154DSCF9160DSCF9158DSCF9148Cuando volvimos, comprobamos lo afortunados que fuimos, ya que al atracar nos esperaban 8 autobuses cargados de chinos y una interminable cola para el barco. Obviamente si llegamos 5 minutos tarde aun hubiéramos entrado antes que ellos, pero tendríamos que haber estado un buen tiempo guardando sitio, aparte de ir como sardinas, que no sé cómo cupieron todos en el barquito, en lugar del agradable paseo moviéndonos a nuestro antojo. De nuevo, la suerte nos sonrió.

20170703_153352.jpg

Cuando emprendimos de nuevo la ruta, paramos a comer en un Swiss chalet, una cadena de comida rápida pero que hacen pollo asado que, dentro de lo que cabe, no estámal. Llegamos a nuestro Motel y la tarde dió para un cafelito y poco más. Preparativos y temprano al catre. Al día siguiente todo fue según lo previsto. Entregamos el coche, todo bien. Los dos vuelos, Montreal Newark y Newark Madrid sin contratiempos, con la única pena de estar de nuevo tan cerquita de mi amada NYC pero sin tiempo para saludarla 😦 y finalmente aterrizamos un día después por la mañana en Madrid, 5 de Julio, cumple de mi amor y compañera de viaje en todos los sentidos.

El resto es un viaje en coche hasta casita, una llegada reventaos y un sueño laaaaaaaargo

Probablemente en breve haga una entradilla resumiendo la experiencia en las 2 canadás (el viaje de 2014 a la costa oeste y el presente a la este) con consejos varios y cosas útiles. Esto sirvió simplememte para compartir con quien guste un poco de lo que sentimos cuando nos damos nuestros garbeos y, si viene bien para dar ideas, estupendo! Si se ha conseguido alguna de estas cositas doy por bueno el diario que acaba con este

punto.

Anuncios
Canadá 2017. Día 13. Agua y neón

Canadá 2017. Día 13. Agua y neón

2 de Julio. Tras dos días y medio paraíco recuperamos el coche para poner rumbo al nuevo destino. Niágara falls o, lo que es lo mismo, las catarátas del Niágara, río que viniendo del sur, creo recordar que de otro de los grandes lagos, el Erie, desemboca en el Ontario que a su vez desagua en dirección noreste por el río San Lorenzo del que he hablado durante todo este viaje y del que habré de hablar aun una última vez, ya que riega Montreal, sigue hasta Quebec y allí empieza a ensancharse paulatinamente convirtiéndose de río a golfo y de éste a océano atlántico. Pero retrocedamos de nuevo a ese pequeño río entre los grandes lagos Erie y Ontario, el Niágara. Recibe un caudal tremendo y, sinuoso a la par que corto, en un recodo encuentra el monumental desnivel que produce las tan famosas cataratas. Una cosa que me sorprendió cuando bicheé el destino es que la caída es de sur a norte. No sé por qué pero en mi cabeza siempre había estado la idea de que era al revés, aunque basta con mirar el mapa para darse cuenta de hacia donde desemboca el río con lo que no queda otra.

20170706_024554Hecho el párrafo geográfico, un mero apunte político. Dicho río y por ende las cataratas marcan la frontera entre CANADÁ y USA, entre Ontario y Nueva York.

DSCF9025Afortunadamente, y aunque se podría pasar de un lado al otro por un puente de peaje y pasando los lógicos trámites, desde nuestro lado, el canadiense, se ve mejor, básicamente porque caen “de frente” y en la misma orilla (americana) hay instalado un mirador suspendido para poder observar lo que desde Canadá se ve de fábula. Es como si quisieras ver tu propia fachada desde tu ventana, pues hay que hacer un gran balcón. Nótese, por cierto, que hablo en plural, porque las cataratas realmente son 2, ya que la gran isla de la cabra (goat island) separa la caída formando una catarata lineal, y otra en forma de herradura, esta última la más iconográfica de ambas.

Joer, cómo se nota que me quedan horas en el avión, el rollazo que estoy soltando. Bueno vamos al diario diciendo que cuando planificamos el viaje dudamos entre hacer una noche en Niágara o hacer una excursión desde Toronto, ya que está a una hora y cuarto aprox. Al final decidimos hacer noche y fue un acierto, ya que nos permitió ver el espectáculo nocturno. Pero antes contar que el viaje fue rápido y tranquilo, la salida y despedida de Toronto, que yo presumía pesada ya que atravesábamos todo el centro, fue curiosamente plácida (cierto que era domingo sobre las 9am y la ciudad aun no iba a ritmo), el resto hasta casi entrar en la población de Niágara falls bien y allí lo normal, un poco más jaleoso tratándose de una “minivegas”. Nos alojábamos en un motel muy bien situado, ya que estaba en una zona, digamos alejada del barullo, pero a un corto paseo del mismo, osea, perfecta. Llegamos muy pronto, si atan cabos con la información ya presentada, y el check in era a las 15:00 así que preguntamos si podíamos dejar aparcado el coche en el motel, que yes, y nos fuimos del tirón a las cataratas pasando por Cliffton Hill. Ezo que eh? Pues las mencionadas minivegas. Una avenida, un par de manzanas llenas de los más estrafalarios locales de “diversión”, comida, entretenimiento, todo bastante grotesco y chirriante. Welcome to northamérica style!!!. Coronado, como no, por un casino (que después descubrimos que eran dos, uno allí y otro en la otra punta del lugar, que después comprobamos que era uno, ya que ambos edificios eran el mismo casino, hecho descubierto al pillar las 2 fichas de 5$ pa mi colección, pero no adelantemos acontecimientos.

DSCF9007DSCF9005DSCF9069Pasamos el Cliffton Hill con sus múltiples atracciones incluyendo una noria de considerable tamaño y continuamos hacia el paseo fluvial desde el que apareció la primera catarata. Cierto que, como comenté tiempo ha en Quebec, no es tan alta como la de Montmorency, pero desde luego en espectacularidad no hay color, es un prodigio de la naturaleza del que no te cansas de observar y fotografiar. Resulta además muy hermoso la cantidad de aves que vuelan por la zona. Paseamos durante un buen rato parándonos a cada instante por el larguísimo paseo, embelesados tanto por ésta como por la más espectacular en forma de herradura que a medida que avanzábamos se agrandaba en la otra punta. Bajo ellas, en el río, barcos y barcos transportaban como sardinas a turistas de colores. Rojos los que bajaban por Canadá, y Azules los de USA. Obviamente iban con un chubasquero de plastiquete que les cubría el cuerpo entero. Asimismo ambos abismos tenían su interminable cola de sardinillas que esperaban su turno. Sinceramente es algo que me cuesta entender, la gracia de pagar por meterse ahí a no hacer nada. Estar quietos unos contra otros recibiendo agua a mansalva sin poder hacer una foto o sacar el pescuezo sin temor a convertirte en un wan tun dentro de un bol de sopa. Pero bueno, supongo que para quien lo hace tendrá su encanto. Lo que sí debe resultar guapo es estar en uno de los helicópteros que por el cielo mostraban a los clientes una perspectiva, seguro, inigualable.

DSCF9011DSCF9015DSCF9029DSCF9013DSCF9041El paseo era, a esa hora, bastante poco concurrido y gastamos tiempo (recordemos que también esperábamos por nuestro check in motelero) y llegamos hasta el final.. Oh my..!! La gran catarata salía prácticamente debajo nuestra e hipnotizaba. Sin duda merece la pena ir allí por estar simplemente 5 minutos embelesado mirando como cae el agua ahí mismito.

20170702_114858DSCF9079DSCF905520170702_114646De vez en cuando un pájaro pateocinado por red bull, quién sabe con qué intenciones, se lanzaba en picado en paralelo al agua. Ah!! Se me olvidó decirlo, en el camino, más o menos de mitad para adelante, y aunque está bastante alto con respecto a los saltos, es tan potente la fuerza que literalmente está lloviendo en un radio de 300metros. El calor hacía que recibir el spray fuera un gusto, pero aun así no te podías parar mucho y por supuesto el chambergo calado y la cámara oculta.

DSCF9042Una vez disfrutado el camino emprendimos la vuelta, esta vez abandonando el paseo y tirando por una avenida paralela interior. Objetivo, entrar en el casino (el que dije que estaba al otro lado del “parque de atracciones”) para conseguir mi ficha de rigor. Como la idea era ir al otro por la tarde y pillar la ficha echando unas ronditas al black jack aquí no quería cambiar dinero, pero no deseaba asimismo tirar de los fondos viajeros para estos menesteres particulares, así que no tenía claro cómo proceder. Finalmente decidí sacar lo que invertiría la tarde y de ahí comprar simplemente la ficha. Pero oh sorpresa! Las tarjetas no están habilitadas para sacar en cajeros de casino (ya me ocurrió en Singapur) así que me veía en un aprieto. No iba a volver allí más y no me quería quedar sin la ficha (en ese momento no tenía ni idea de que eran el mismo casino) pero… no os he hablado ya hasta la saciedad de nuestra suerte?? Estoy haciendo la última intentona en el cajero y veo a Luk dirigirse cual ave rapaz a una cosa azul que hay en el suelo en una esquina…se agacha y viene reluciente con un billete de 5 pavos!!!! De película! Aquí tienes tu ficha, dice mientras me dirijo a una mesa y lo pongo encima mientras el croupier me mira con cara de “este tio qué hace?”. Le digo al jefe de mesa que solo quiero una ficha de 5 para mi colección a lo que, todo un detalle, le dice al croupier que me de una buenecita (no muy gastada). Y ahí que nos vamos del antro de vicio dejando a la senectud de medio estado dándole a la manivela más contentos que un san luis en busca, ya por la hora, del papeo.

DSCF9061En este momento añadir que es el penúltimo día de viaje (o antepenúltimo si contamos con la vuelta aeroportuaria) así que llevamos cierto control de gastos para evitar sacar excesivo cash que luego al cambiarlo a euros nos soplan una barbaridad. Osea, que prescindimos ya de restaurantes propineros de sablazo y vamos al guarreteo… No lo dije, pero también observé en la efervescencia de colorines zone, un burguer king coronado por un monster of Frankenstein que me llamaba, a estas alturas ya nada se puede ocultar. Luk no estaba por la labor así que intentamos hacer un apaño mixto pero todo olía a guarrería, así que optamos finalmente por la guarrería conocida, y el whooper de nuevo fue umo conmigo (menos mal que los lotes de andar que nos pegamos viajando lo compensan, porque si no vuelvo en sillita eléctrica, realmente en norteamérica comer barato casi siempre tiene un altísimo coste en salud, preocupante) una alternativa barata y sana son los Delis, donde puedes pillar al peso para llevar caliente arroces, verduras, carnes elaborsdas, aparte de ensaladas y tal. Lamentablemente en Canadá, o al menos las zonas visitadas, al contrario que USA, no abundan esos lugares.

DSCF9004Whooper, decíamos, y al motel. Check in y breve descanso al tiempo que hacemos idem pues el lugar no es muy grande y el plan de la tarde es el comentado de casino para, ahora sí, echar unas partidas y obtener la segunda ficha, y pasear a la puesta de sol de nuevo a las cataratas para, a las 22:00, disfrutar de los fireworks o fuegos artificiales.

Entretanto estando sentados a lo Me llamo Earl en la puerta de la habitación aparece un coche y se baja un tipo diciéndome nosequé, pa mí que venía bajo el influjo de la budweisser, no le entiendo nada hasta que por señales pillo que está haciendo referencia a mi camiseta de star trek, ah! total que se bajan otr@s colegas unos suben a otra habitación y bajan con birras y se montan enfrente una velá a la fresca, nos presenta a su mujer, que por cierto con tó la naturalidad de mundo… can I..your bath? ..-sure! To the left.. y se hace un pis en nuestro baño.. el tipo la mar de simpático, la verdad, aunque para ser sincero le pillaba una palabra entre 10 y me iba haciendo a mi bola la idea de lo que contaba, su mujer nos dice incluso, haciendo señas, que el mozo blablabla , no para, parecía andaluz, aun siendo un típico obrero fornido de nueva escocia. Total, que terminamos hablando de curro, viendo las fotos de su niña, saludando a los colegas y deseando, cuando nos fuimos, no encontrarnos con la pandilla que, en su buena intención, estos nos llevan de fiesta. La gente que te encuentras en estas escapadas (casi) siempre te dan recuerdos alegres. (Hemos tenido otros como Jean, una venezolana simpatiquísima en Toronto donde comoartimos un cigarro y media hora de agradable conversación) las charlas en francoinglespanish con Sharon en Quebec, o las conversaciones con Elisabeth, la regente del hotel de Montreal, francamente interesada en todo el tema de la minería de la cuenca a raíz de comentarle la anécdota de RioTinto, ya que siendo chilena tenía la cultura de la mina en la sangre. En fin, estos ratitos son los que hacen que viajar sea la mejor de las formas de invertir tu tiempo y tu dinero. Viajar y comprender lo pequeña que es nuestra realidad es diréctamente proporcional.

Por donde iba?? Ah si!, el casino. Camino del Bking saqué 200$ de un cajero en la calle con la idea de perderlos a cambio de mi ficha deseada. Pero la suerte es una onda, ganar al black jack es fácil, lo importante, la clave en cualquier juego de apuesta es levantarte cuando debes, y no cuando quieres. Si me permitem seguir filosofando, cualquier inversión o apuesta sigue el mismo patrón. Decide cuánto vas a perder, asúmelo y juega, lo mismo es black jack que wall street. Que pierdes, vale, era lo esperado, que ganas, levántate y haz efectiva la ganancia. No hay más. El otro día discutía con uno acerca de los bitcoins, al hilo de “en x tiempo he ganado tanto…” ¿has vendido? No? Pues no has ganao NADA. Como el que tiene una casa que ahora “vale” tanto. No vale nada hasta que lo echas a la buchaca. Cuánta gente hay que tenía X, se revalorizó (“ganó”) 3X y no “se levantó” pensando que siempre es parriba. Al final de la X se llevó un palito y gracias.

Bueno, nuevo tochazo que nada tiene que ver con el diario salvo porque la onda iba parriba, porque dio la casualidad, y en 10 minutos me dije, ámonos que nos vamos!! Mis 200 al bolsillo, conseguida mi ficha y otros 60 pa algún caprichito. Salgan, huyan! la sagaz Luk, yo ni me di cuenta, me dice al levantarme, pa mí que es la misma ficha no?- Ah si?, ja! Pues es verdad! Con lo que todo el jaleo no sirvió más que para que la suerte me sonriera con esos 60 (no más de 40eurillos) de ganancia y los 5 en cuestión fueron a parar a la croupier, por ser la mano que mece la cuna. Chim pun, a las cataratas! Con mucho tiempo de antelación ya que en el plan previsto no se contaba con tan fugaz paso por el pecaminoso lugar, así que un lento paseo de nuevo viendo cambiar los colores tanto del cielo como de las catararas, ya que las iluminan al caer el sol, y ya que vemos que las fuerzas del orden empiezan a colocar un perímetro de seguridad en una gran zona del paseo, y que más atrás en um césped muy grande empieza a “acampar” el personal allí que nos achampiñonamos nosotros también a la espera del polvoroso evento.

DSCF9081 Sobre las 9:30 empiezan allende la frontera, es decir, en USA a salir cohetes así que nos acercamos al borde y vemos la lejana competencia. En mi infinita inocencia le digo a Luk, mira, en USA empiezan media hora antes para no pisarse y que a ambos lados del húmedo enclave se disfuten fireworks por partida doble….y un mojón, terminó el canadiense y aun estabam metiendo tralla los de Trump. Eso sí, cuando, ckmo canta Sabina, nos dieron las 10, comprendimos la razón del perímetro de seguridad.. jamás he sentido unos fuegos tan cerca, parecía que te iban a dar y desde luego su corta duración fue compensada con la espectacularidad de las miniondas expansivas, un buen recurso ya que esta movida la hacen todas las noches. Lo que no sé es cómo se lo montan al otro lao… más tarde recordé lo que les gusta “la pólvora” donde las barras y estrellas…

20170702_21433420170702_22020420170702_220208Con el último kaboom! Pusimos pies en polvorosa nosotros, y miles más como nosotros, así que se formó un embudo donde los juguetitos que ni la feria de abril, nuestro camino era claro. A dormir. La mañana siguiente el deapertador sonaría temprano porque el destino era Cornwall, a cercanos 100km de Montreal, y por eso elegido ese lugar sin atractivo donde hacer última noche para check out a la siguiente del coche y avión pero por el camino, donde había que desandar Toronto y de allí al este, teníamos una última excursión, todo medido al milímetro para que los tiempos cuadraran. Se podría? Lo veremos en el próximo y último pero ya a estas alturas sabéis de nuestra flor… coño, si hasta mi adorada consorte se llama Lucky..

 

Canadá 2017. Días 11 y 12. Flooding Toronto

Canadá 2017. Días 11 y 12. Flooding Toronto

Al final se me ha echado el tiempo encima. Ayer fue un día intenso y no escribí na de na, y hoy es la última noche en Canadá así que tiro palante con todo lo que queda de Toronto y los 2 últimos días espero hacerlos con tranquilidad en el vuelo de vuelta. Ya los subiré si todo va bien cuando lleguemos a España cañí.

Al turrón!. Nuestro primer día completo en la ciudad comenzó, tras salir del motel Bates, con una anécdota. Fuimos a desayunar y como hacíamos hambre buscamos, en lugar del café y dulce habitual, un breakfast tradicional norteamericano, por lo que fuimos a un bar-rest cercano (por si tras la ingesta debíamos “amortizar”). No recuerdo el nombre del local (algo de “fox nosequé”, era de esos deportivos). En fin, atendía una moza típica y una china de mediana edad, nos pedimos unos especiales típicos (Luk su sandwich y yo aquello de los huevos, bacon, papas, tostadas y demás). En un momento determinado la china se acerca por detrás a Luk, medio la abraza y me dice, en traducción bastante exacta, “es una mujer con suerte, tú eres un marido muy bueno, lo veo en tus ojos” se pone seria y añade: “no mientes nunca, no mientes nunca”. Me quedo a cuadros y solo digo…gracias? Luk me mira y me pregunta, ella se aleja y me dice, “díselo, traduce”. Se lo digo y nos quedamos los dos un tanto aturdidos.

Comentamos, esta se quiere ganar la propina, aunque la que nos servía era la otra. Esta estaba por ahí arreglando mesas y yendo y viniendo, de vez en cuando nos soltaba una sonrisa pero un tanto rara, un poco mística la señora, no sabría explicarlo…En fin, cuando nos fuimos, se vuelve a acercar, le da un abrazo a Luk como si fuera su abuela y de nuevo dirigiéndose a mí me dice “ME la cuidas eh? Me la cuidas..” Me da a mí otro abrazo, y ya nos deja irnos.

Salimos de allí en plan…una gitana nos ha echao el bien de ojo… una cosa muy rara, pero podríamos decir que empezamos el día con energía, fitetú.

Pa donde, diréis? Pal metro, ahora sí, con la lección aprendida. Estación Queen que era la más cercana al distrito del mercado, donde aparte de un idem muy chulo se supone que había uno de los productores de la zona, así más tipo lonja, pero que estaba vacío, al asomar el perolo por ahí una chica que pasaba nos dijo, mañana, es mañana… merc…digo..thanks! hay veces que nos liamos y decimos hasta obrigado! 😂 No me entretengo en detalles porque la entrada va pa muy largo. 20170630_11223520170630_11230920170630_113048

De allí fuimos directos, con la lección aprendida, es decir, bajo el cielo y huyendo del PATH como de la peste, al puerto. Objetivo?. Tomar el Ferry hasta la Isla central, que es…una isla que está en el centro, vaya, desde la que ver el skyline torontero en su máximo explendor. Es una forma, pensamos, barata de cruzar el río, aparte de pasear por un entorno envidiable. Como hicimos en Québec.

Antes vimos un barco militar atracado en la zona este, estábamos en un banco echando un piti cuando un marinero muy simpático se acerca y nos dice si no queremos subir a verlo, es una fragata (creo) de la armada canadiense que va dando la vuelta al mundo en ese plan. Como el J.S.Elcano pero sin el atractivo de nuestra goleta bergantín, (por cierto se me olvidó, en Montreal vimos, juraría que era el mismo, el buque escuela mexicano que atracó hace no mucho en el puerto de Huelva, qué cosas!) Sigo, diciendo, ok, thanks marinero, y allí que subimos a ver el bicho de metal que no tenía 100 ni 10 cañones por banda pero los que llevaba daban miedito. Fue entretenido, y gratis. Guay!.20170630_11530420170630_12031220170630_115932

Ahora sí, ámonos pal ferry PERO… resulta, condicionantes de la vida, que el gran lago Ontario, junto al que se yergue la vasta ciudad y, por lo que hoy hemos comprobado, el mismo río San Lorenzo donde desagua, ha alcanzado un nivel record desde los años 50 y el flood (inundación) alcanza a todo lo que está a poco nivel sobre el mismo (de hecho la primera tarde, paseando por el waterfront Luk y yo comentamos lo curioso de la sensación del agua tan alta, tipo piscina, pensando que era lo normal) pues no. Y por tanto los ferrys estaban cancelados excepto para los residentes en tales islas, que de hecho es zona habitable.

20170630_124839Chasco! Dijimos. Ay pena penita pena pena… Con la suerte que tenemos siempre… Oye! Vamos a ver los turísticos por si hay alguno a un precio razonable que no nos vamos a quedar sin las foticos de rigor… y todo era prohibitivo (bueno a ver, no es la locura, estamos viajando y todo se puede hacer pero nosotros…vaya esto de nuestro concepto de viaje, de presupuestos y demás es largo) la cosa es que no se veía mucho movimiento menos uno que estaba petao. ¡Ahí está la oferta!….ahí vamos los chancleteros y por 15$ muy muy asequible hacía un crucerito de 45 min. por las islas. Prácticamente lo que costaba, de haber sido, la ida y vuelta en ferry. Trápacá los tickets muchacho! El próximo? En 45 min. (Aro, está saliendo este…) Aquí nos vemos rapaz.

20170630_114559Damos una vueltica por el puerto y sus distintos atractivos y de lejos vemos que empieza a acumularse gente en el lugar, a la cola! Y al ratillo estábamos navegando y disfrutando de las hermosas vistas tanto del entorno como de la ciudad. Bonus: El aeropuerto de la ciudad (no el internacional, sino el regional) está ahí mismo con lo que un par de aviones nos pasaron como aquella playa, creo que brasileña. Curioso.

DSCF8868DSCF8887DSCF8882DSCF8913DSCF890220170630_14194920170630_143027Observamos de cerca aquello del flooding, innumerables zonas de las islas a un nivel de agua muy preocupante.

Y ya, volvemos (voy muy deprisa porque hay mucho por contar).

Dato 1. Llegamos a las 3 a puerto y sin comer.

Dato 2. Tony whooper man ha de probar una whooper de cada país visitado

Dato 3. Tengo una tablet con mapas para todo lo que haga falta

Dato 4. Entre que atracamos, y no, me paso un rato bicheando.

…ala seguimos… al…temido PATH! Ya no tan temido pues el premio que espera al otro lado del arcoiris no es otro que la oferta que ví, mirusté qué casualidad, en nosedonde de dos whooper por 6$ por aquello del Canadá 150. No obstante, no exagero si digo que estuvimos media hora perdidos por la maquiavélica ciudad subterránea buscando el food court donde se encontraba. (Tengan en cuenta que en cuanto se penetra en el abismo el gps ni es Global, ni es Position ni siquiera System). DSCF8926Tuve que tirar de influencias mágicas, es decir, Luk, para que, con meras sugerencias mías -a ver- y me ponía en plan Lenin esculpido -tiene que estar pallá, pallá! Luk, haz tu magia, guíame, llévame cual lázaro entre la espesura neoliberal hacia el premio merecido, hacia el maná de los gordos, hacia el bocado delicioso de la hamburguesa hecha poema épico. Tú puedes. En tí confío-

Sabéis? Cada día la quiero más… pensaba mientras eso que parece carne, tomate, lechuga, cebolla y pepinillo, pan con sémola ligeramente tostado, ketchup y mayonesa Heinz ™ clave del asunto caía por partida doble orgiásticamente en mi aparato digestivo. Ella, mientras, con la satisfacción del deber cumplido ingería comida asiática con placer, todo sea dicho.

DSCF8927Alguien dirá, dos puntos, qué capullo! va rápido porque hay tela que contar y llevo unos párrafos oliendo a papa frita congelada! Eso qué tiene que ver con Toronto?. – A ver… ves donde está arriba la x? Dale si quieres, es lo que hay. Sin esto no hay viaje ni hay blog ni hay ná. La vida son pequeños momentos.

Vámonos pal hotel, a echar una siestecita!

La tarde la hicimos trankila, como es habitual. Salimos, en este caso calle arriba (hacia el oeste) paseando hasta otro de los highlights de la ciudad. La Casa Loma, un palacete que se construyó un caballero que, entre otras cosas fue el primero en usar las cataratas del niágara para eso de crear energía eléctrica. Junto a ella hay jardines pero bueno, no tiene bajo nuestro punto de vista más especial atractivo que el de ver este tipo de construcciones al otro lado del charco.

DSCF8940 DSCF8936DSCF8930El paseo, eso sí, fue agradable y con la oscuridad nos parapetamos en nuestro peculiar alojamiento para amanecer el último día en Toronto, dedicado a: La mañana, a trasladarnos al gran parque de la ciudad (más que parque bosque) y la tarde al cercano centro de Chinatown para compritas.

La visita al parque duró toda la mañana. Fuimos en metro porque está bastante lejos del centro ese High Park. Estaba muy animado ya que este día que narro era el 1 de Julio. Aniversario especial, el 150 de la creación del estado Canadiense, así que había mucho autóctono de domingueo. Nada más entrar, por el norte, vemos un montón de carpas bajo el emblema de un parlamentario, no recuerdo el nombre. Dando banderitas, poniendo calcomanías de la hoja del arce a niños y adultos y con un grupito folk, aparentementemás que amateur, mientras reparten perritos y otras viandas.

DSCF8942DSCF8996 DSCF8957DSCF8961DSCF8950DSCF8948DSCF8952Todo muy americano. Seguimos dirección un gran lago eligiendo bien los senderos porque en muchos indicaban cuidaico con hiedra venenosa. No somos Batman pero igualmente esquivamos. Un buen pateo, hasta llegar al extremo sur, donde a un saltito está el mar…bueno el Ontario, pero en esa zona no hay islas delante, así que la visión es de playa total. DSCF8972DSCF8980Descansamos un poco en el paseo “laguítimo” por hacer una extrapolación, y volvimos al parque para ir al zoo que allí hay. No es el gran zoo de la ciudad, es uno pequeñito mantenido por una comunidad. Como siempre nos dió tristeza, aunque lo visitamos por ver especies que no hemos visto nunca en vivo. Bisontes, Yaks y otros seres cuyo nombre no recuerdo.

DSCF8991DSCF8988DSCF8992La hora de comer se encimaba y emprendimos el camino de vuelta para encontrar un indio donde comimos moderadamente bien. El arroz pocas veces defrauda. Ya nos había avisado el intesné que tormenta eléctrica así que al albergue. Más de media tarde vimos caer de lo lindo por la ventana, pero puntual tal como vino desapareció con el primer atisbo de oscuridad y allí que bajamos para pasear a taiwan y entrar en numerosas tiendas hasta encontrar todo lo que queríamos. A la vuelta pasamos por una pastelería china que quitaba to el sentío y no nos resistimos a pillar algunas delicias, maravillosas, (por cierto tras un principio reacios, finalmente el Tim Hortons, junto con el Seven11 nos han proporcionado un café decente (dentro de lo que cabe) para acompañar esos momentos.

Y poco más que decir. Se acabó Toronto. Nos ha gustado mucho y nos hemos dejado, seguro, mucho por ver de esta metrópolis, pero lo hemos disfrutado y eso, y nada más, es lo que buscábamos.

DSCF8923A la mañana siguiente Niágara nos esperaba. Y de momento eso es lo que toca. Esperar.

Salud!

Canadá 2017. Días 10 y 11 (al final solo 10) Torontontero

Canadá 2017. Días 10 y 11 (al final solo 10) Torontontero

Sí, vale, el título no es nada original, pero es que resulta casi imposible evitar la eterna coletilla rumbera. Esta etapa viajera no la voy a agrupar, en principio, en su totalidad, ya que a los 2 días completos que pasamos aquí, como en el resto de destinos anteriores, hay que añadir el día de llegada, que si bien la ruta no supuso nada especial (todo autopista) a cambio aprovechamos bastante esa tarde, con lo que esta entrada comprenderá dicha tarde y el primer día (o parte de él) amanecido en la ciudad más grande del país de la hoja de arce.

Aparte de eso, me voy poniendo al día con lo que a esta hora que escribo ésto, acaba la jornada última en cuestión.

Bueno al lío. Como adelanté el camino hasta aquí fue práctico. Nos levantamos tempranito en Gatineau y tras desayunar y ducharnos arrancamos el coche para ir, por la vía más rápida a Toronto. Habíamos informado de que llegaríamos a las 16:00 y entre el camino y comida era un horario realista. La lluvia nos acompañó casi todo el tiempo pero como la vía era buena no nos molestó demasiado. Aparte de la salida de Ottawa, el tráfico era fluído así que entre camiones y vehículos que dejaban nuestro Sportage al tamaño de un twingo nos acercábamos en hora a Toronto. Seguimos con el plan de evitar locales de comida rápida y como en carretera todo eran Tim Hortons, McDonalds, A&W y Subways decidimos llegar a la ciudad y comer allí antes del check-in. Una idea afortunada ya que en cuanto pisamos la gran área metropolitana la congestión automovilística apareció en su máximo explendor.

DSCF8798DSCF8799Carriles y carriles atestados de tráfico hicieron el último tramo a paso tortuguil con lo que a menos cuarto estábamos aparcando junto a la curiosa casa mochilera. No teníamos claro si entre los pocos espacios disponibles en la propiedad había hueco para nosotros así que de momento dejamos el coche en el parking público contiguo. Media hora, y a ver qué pasa.

Llamamos según indicaba un porterillo y allí que apareció el amigo Taishi para darnos la bienvenida y pagar la estancia, como en el apartamento, seguro no lo volveremos a ver más.

El sitio en cuestión es peculiar. Es como la casa de Norman Bates, pero a lo backpacker (mochilero). Una habitación decentita con lo justo, un baño compartido un tanto desangelado, y una cocina que ni piso de estudiantes donde hacer quien quiera la comida, un café o guardar tus cosas en el frigo (aunque en la habitación hay una minineverita que nos da el avío). Debo indicar que la cocina no invita a la salubridad, pero de cualquier modo tiene su encanto el lugar y no es la primera, ni la última, que nos alojamos en este tipo de guesthouse. Hay que añadir que en el edificio abunda la madera, y cruje como un barco a contraviento; tenemos la suerte de estar junto al metro con lo que cada 10 minutos suena como un largo trueno en la lejanía pero más allá de eso el ambiente es tranquilo, seguro y se cumple escrupulosamente el mantener silencio sin tonterías. Dicho ésto la localización es ideal tanto por el susodicho metro como por estar a un paseíllo a pie del meollo, con un precio imbatible en una ciudad cara de cojones en cuanto a alojamiento.

20170701_10075520170701_09172720170701_10215720170701_091753Por cierto, de parking nada, lo dejamos en el municipal a 15$ las 24 horas así que por 30 euros no lo movemos hasta que nos vayamos, aparte que lo vemos desde la ventana 😁.

A todo esto son las 4 y media y sin comer! Aparte que ardemos en deseos de patear la ciudad con lo que arreando!. Donde comemos, tu?. Bueno, estamos en el barrio chino… blanco y…con arroz. El primero que vemos cae. Lúgubre, como casi siempre, por la hora solos con la pareja regente y como, también, casi siempre, no defrauda.

DSCF8805Rico rico y buen precio. Arroz, Wan tun, Noodles, pollo… como el quico!!. Salimos calle abajo (la casa está en la calle Spadina, aquí pronunciada spdaina) que es una calle larguísima que viene a ser la central del barrio chino pero viene recta desde la Casa Loma al norte, de la que hablaremos, por lo que estoy viendo, en la próxima entrada, hasta el mismo puerto al sur, atravesando el downtowwn. Como digo inmejorable situación.

DSCF8807DSCF8809En nuestro camino (para esa primera tarde pasamos de metro) vimos multitud de tiendas de souvenirs chinas, lugar habitual para los detallitos a allegados. Son los mismos fabricantes pero a precio de pobre 😉. Archivamos y dejamos para la última tarde el compreteo y seguimos bajando hasta que el downtown se irguió poderoso con la famosa torre CN desde la que se ve torontonte… po eso y el Rogers Centre, estadio de beisbol que es locura aquí donde los Blue Jays, único equipo no estadounidense en ganar la serie mundial, tienen su sede. Coincidió que había partido, lo que era una algarabía de camisetas azules aquí y allá, entrando, tomando algo en los aledaños, saliendo por todas partes, comprando entradas… algo así como el recre pero de verdad, no en sueños.

DSCF8815DSCF8810DSCF8814DSCF8816

Tras una primera visión del enclave, dos dirigimos aun más al sur, a través de una exposición de trenes junto a la más famosa de las destilerías cerveceras del lugar, hacia el puerto, o mejor dicho, la parte central y turística del mismo, el Harborfront, de donde partían los cruceros para guiris, no como nosotros (¿o si? no se pierdan el próximo capítulo! Cliff hanger en toda regla). 20170629_18234320170629_18413220170629_184746Paseamos por el bonito lugar y nos dijimos, amos a buscar un metro para comprar los tokens (El transporte público aquí se suele pagar con tarjeta recargable, aunque para trayectos individuales se puede hacer de forma un tanto raruna en cash (importe exacto), una manera intermedia, es comprar en máquinas (no en todas las estaciones los venden) unos tokens (fichas) de 3 en 3 que salen pelín más barato que a pelo y desde luego más cómodo al entrar y salir del transporte. Decíamos pues que buscamos una estación, la central. Union.

20170629_185754Tras el estadio (o museo, o ambos) de hockey y el hotel fairmont, cuya fachada es un muy buen punto de referencia por el “centro sur” ya que se ve de lejos desde muchos lugares, cosa no sencilla entre tanto rascacielos. Localizamos, la que creíamos entrada y….

…bueno, mapa primero y ahora hablamos

20170701_152102Es Canadá, y en invierno… pues eso. Tela. Y para que la nieve y el hielo no impida el trading, al menos en la zona más importante, ¿veis la zona en el mapa marroncita? Pues abajo está The PATH, toda una ciudad subterránea que comunica hoteles, edificios, centros comerciales, calles, estaciones de transporte público y demás. El PATH en sí no son caminos, es como digo toda una ciudad con tiendas, bares, incluso plazas, oficinas y demás. Esto parece guay pero cuando los boniatos se meten ahí, buscando el metro, justo a la altura de Union Station (parte baja gris del mapa) donde confluye el tren, autobuses más todo lo dicho anteriormente, empiezan a perderse por escaleras laberínticas…aun viendo los múltiples gráficos que pululan por ahí…nos perdimos vaya. Finalmente tras salir y entrar varias veces a la superficie cual topos despistados dimos con el logotipo del subway y logramos encontrar la maquinita de los tokens, donde compramos 6, tras lo que, de nuevo perdidos en el submundo (en cada bifurcación emulaba a Gandalf con el ceño fruncido diciendo “no tengo recuerdos de este lugar”) aparecimos en la calle Bay para contemplar a lo lejos el Ayuntamiento viejo con lo que ya teníamos destino que seguir y allá nos dirigimos.

DSCF8838DSCF8842DSCF8843Muy potito. Y junto a él la Nathan Philips square, donde está el actual City hall. La plaza es muy chula. De nuevo escenario y grupo probando sonido y cigarrito frente al estanque para tomar el siguiente paso. A donde? A nuestra espalda. El Eaton centre, centro comercial más famoso de la ciudad, inmenso, aunque lejos del top visitado en Singapur, el Marina Bay Sands. DSCF8847Dimos unas vueltas entre las innumerables plantas hasta que, ¿adivinan? acabamos de nuevo en el Path, dando vueltas (cuesta diferenciar cuándo has salido de un “edificio” y estás en otro lugar) pero con la fortuna de que al pillar un escape al azar aparecemos escupidos en medio del Times Square de Toronto, la Yonge-Dundas square, que toma el nombre de las 2 calles que lo cruzan. No tiene ni el tamaño ni el glamour del doble cruce neoyorkino pero la verdad es que mola un huevo también,

DSCF8853nos sentamos en unas escaleras para la anécdota del día. Saco un Pall Mall (a precio de oro en Toronto, el doble que en Gatineau) y espero a que Luk se líe su cigarro, cuando acaba y me lo voy a encender se viene un policía (o seguridad, no sé, el chaleco antibalas me confunde 🤔) sonriendo hacia mí pero como un padre va a regañar a un hijo. Automáticamente me digo, ostia, pero si antes ví fumar, que en esto somos muy precavidoa para saber dónde sí y donde no. Le enseño el cigarro interrogativamente mientras entono un I’m sorry un tanto dubitativo ya que no decía ni mu, sólo se plantaba delante nuestra y aun sonriendo niega con la cabeza y mira a Luk, señala y en seguida comprendimos, amen de que el término marihuana suele ser bastante significativo. Oh no! Rolling tobacco, only tobaco. Ahh dice él añadiendo que la vió manipulando, liándolo y claro, pero que sí, que sabía, my apologies. No problem, I understand, y siguió su camino. Lo más gracioso, comentamos, es que aun creyendo que se había liao y encendío un peta vino sonriendo con condescendencia y dialogando de buen rollo, lo que es muy descriptivo del carácter canadiense con respecto al estadounidense, en el ámbito de las fuerzas del orden.

20170629_20201620170629_202035Tras la pausa, ya oscureciendo cogimos yonge hacia el norte, que viene a ser como broadway, con la idea de pillar metro al Eleven spadina, nuestro hogar, pero entre mira aquello que chulo, tal y cual cuando nos quisimos dar cuenta estábamos ya relativamente cerca de nuestro albergue, así que ahorramos las chapas y atravesando una de las muchas zonas universitarias (la Univ. de Toronto tiene muchos campus por la ciudad, integrados) los sueles ver por uno o varios edificios no demasiado grandes en torno a placitas y/o iglesias, con otras casas alrededor de fraternidades (fácilmente identificables por las siglas en letras griegas tan vistas en la gran y pequeña pantalla) pasamos por el museo de historia natural y el curioso de los zapatos, ya muy cerca y…en fin, que lo dicho, llegamos ya de noche con el cuerpo molío de un largo día y caímos redondos.

DSCF885920170629_21102120170629_211027Y por lo que veo, esta entrada va a caer también así. Dejo el (o los) siguiente/s día/s para más adelante.

Hasta entonces!

Canadá 2017. Días 8 y 9. En la capital.

Canadá 2017. Días 8 y 9. En la capital.

Agrupo de nuevo los 2 días que pasamos visitando Ottawa para acelerar el diario, amen de que en verdad podría haber sido uno sólo ya que la lluvia hizo que ejercer de guiris se limitara a las mañanas de ambos días, dejando la tarde para relajarnos en el apartamento.

La primera mañana que amanecimos en Gatineau debatimos si ir a la capital de Canadá en coche o andando. Como se puede observar en la entrada anterior nos separaban 3 islas, oséase, 4 puentes. El camino, eso sí, era agradable ya que dichas islas eran parajes naturales y la ruta eran carriles. El siempre útil google maps nos indicaba un tiempo estimado de hora y cuarto desde casita hasta el parlamento, punto estratégico para comenzar el visiteo. Sabíamos que dicho tiempo se incrementaría notablemente ya que nuestra marcha no era pragmática sino con cámara en mano y cara de bobo, la habitual por otra parte.

Finalmente como ya se intuye optamos por el espíritu andariego, ya que no nos queríamos quedar sin disfrutar de lo que la naturaleza nos ponía cerquita.

DSCF8671DSCF8676Disfrutamos, si, y no se hizo pesado (a la ida) sino al contrario, el caminet. Los recovecos del río vasto y plagado de verde eran un hermoso acompañante, viendo además algunos bichejos que si bien no son nada exóticos sí que alegran la vista a los que gustamos de la naturaleza. Con el último puente apareció el skyline de Ottawa, bastante british, por cierto.

DSCF8678Y hablando de british, en dicho puente acababa el estado de québec y comenzaba el de ontario, con lo que, de hecho, el francés se tornaba en inglés (aunque cerca de un 30% de Ottawa se considera francófono, y por eso precisamente la reina Victoria la hizo capital; por ser, digámoslo así, la ciudad donde más “buen rollo” puede haber entre ambas comunidades culturales).DSCF8684DSCF8685

En lugar de seguir un orden cronológico lo haré geográfico. Vimos 3 “espacios” claramente diferenciados de la ciudad.

DSCF8721 El “monumental”. Parlamento y alrededores. Desde el museo de bellas artes, donde está la famosa araña, hasta el mismo edificio gubernamental, con el famoso Chateau Laurier, (hoy hotel Fairmont), el Mayor’s hill park y las exclusas sobre una de las desembocaduras  del río Rideau, que separa la ciudad por la mitad. Especificar que el parlamento como tal no es un edificio, son 3, el parliamemt hill, el bloque este y el central con su reloj y biblioteca. Éste último, el más conocido, no pudo ser fotografiado como la pobre luk hubiera querido porque con los fastos del 150 aniversario del país (no lo he dicho? seguimos de fiesta!) que tendrá su culmen el 1 de Julio había tremendo escenario justo en medio de la plaza. En cuanto a la visita en sí coincidimos con, supongo, un acto del presidente o por el estilo porque había cortadas varias calle, poli y guardaespaldas a tuti y de repente apareció una comitiva de esas que solo ves cristales tintados y motos por un tubo. Más tarde frente al memorial a los soldados caídos unos señores muy trajeados hacían sus cositas, uno tocaba la gaita y había más medallas que en los juegos olímpicos. Nada sorprendente desde que en venecia viéramos a Michelle Obama entrar en barca por un lao de la iglesia de san marcos así sin esperarlo.

DSCF8690DSCF8693DSCF8704DSCF8729DSCF8702DSCF8716DSCF8713Vamos al segundo encuadre. Norteamérica. El downtown, zona financiera o como se le quiera llamar. Rascacielos, cuadrícula, centros comerciales y básicamente la imagen que se tiene de las grandes ciudades norteamericanas. Nos sirvió para parapetarnos de una lluvia torrencial que vino sin avisar y en un Tim Hortons con un cafelito de esos que se crean en los fuegos del monte del destino, en Mordor casco antíguo, bichear en internet en qué medio de transporte haríamos la vuelta, cosa harto complicada porque habrá que recordar que el traslado era de una ciudad y estado a otro distinto luego había que, cual aventurero buscador de tesoros caribeños, superponer 2 webs de 2 entidades de transportes con 2 mapas de rutas. Al final encontramos lo que buscamos y quedó archivado en la mente de luk, que la mía da pa muy poco y ella es un pentium octacore para tales menesteres.

DSCF8698(de esa zona no hay fotos por lo que comenté de la lluvia, ésta es la única que apunta maneras)

Con los deberes hechos, y como paró la lluvia fuimos, y vamos, al tercer espacio.

El mercado: Más que un mercado es un barrio, lleno de puestos, tiendas, bares y demás, extremadamente bonito y agradable para las piernas y la vista. Y lugar perfecto para, llegada la hora, comer.

DSCF8737DSCF8734No mentiré, no comimos. Vimos un par de sitios que nos parecieron caros para lo que ofrecían y terminamos en un McDonalds ingiriendo mierda de colores que engaña, por poco tiempo, al despistado hambriento. Al salir Luk, que ya desde España venía con la fijación, tanto del manjar como del lugar, me llevó en volandas a por una Beavertail, algo que se comerían todas las believers sin pudor (disculpen este chiste de mal gusto pero estaba a huevo) una cola de castor que tras comérnosla comprobamos que era masa de churro, del nuestro (de masa, no de papa) coronado por las más variadas coberturas. ¿Estaba bueno? SIN DUDA. Para chuparse los dedos. Hoy escribo desde toronto y me falta tiempo pa buscar donde puedo jalar aquí tal manjar de tres en tres.

DSCF8744Bueno, visto que el tiempo amenazaba pero no golpeaba, y que dicha zona del mercado estaba cerca de nuestra conexión de carril bici hacia el hogar temporal, nos fuimos de valientes. Al final tuvimos suerte ya que un ligero incidente del que no daré información aquí fue mejor solucionado que si hubiéramos ido a donde el bus de turno. Un poco de agua, pero sin hacer pupa, nos acompañó por momentos, y hasta tuvimos la suerte de ver un cervatillo un tanto, lo normal, asustadizo.

20170627_162809DSCF8746Con esto acabo el primer día ya que la entrada tiende a alargarse.

A la mañana siguiente desayunamos en el apto. con lo que habíamos adquirido en cudeiro’s desavío mas algun resto de lo comprado en la ruta desde québec,

DSCF8748cargándonos de energía para la última visita a Ottawa, en este caso en coche pues era bastante lejos del centro.

Como expliqué más arriba, la ciudad está dividida por el río Rideau, y éste así como su entorno natural ha sido respetado unos cuantos kilómetros al sur, en lo que son 3 parques adyacentes,

20170630_180323Mooney’ s bay, Hoog’s back park y Vincent Massey park. Aparcamos en el centro, en Hoog’s donde hay unos rápidos la mar de monos, y empezamos el senderismo hacia el norte, a Vincent, echando la mañana de paseo, disfrute de la naturaleza y viendo la cantidad de gente que sale a disfrutar de slos espacios que ofrece su ciudad, terminamos la ruta ya a la hora de comer en Mooney’s que tiene la peculiaridad de ser una playa (fluvial, claro está). No impresionaba demasiado pero es normal viniendo de donde viene uno, al pan pan… DSCF8774DSCF8755DSCF8762DSCF8778DSCF8750

DSCF8782DSCF8769DSCF8779DSCF8786…y al walmart. Decidimos aprovechar la más que decente cocina y comedor del apartamento para ir al super de los freaks norteamericanos a reponer existencias alimenticias y ver si comprábamos ingredientes o algo cocinado si tenía buena pinta, nos fuimos a Gatineau de nuevo y disfrutamos en el hiper de lo lindo, si nos gusta ir al carrefour no te digo ná uno con productos diferentes, máxime recordando anécdotas anteriores en dicha cadena. Nos sorprendió de nuevo lo curios8 que son los distintos mercados, cómo artículos que en españa valen 2 duros aquí son prohibitivos, y viceversa. Por ejemplo un paquete de lays puede costar el equivalente a 3 euros, pero 3 paquetes de werters original un euro y pico. Obviamente pillamos caramelos y en vez de papas fritas, pringels marca blanca a unos 70centimos (de euros, eran 0,98$cad).

En cuanto a comida, en la sección de precocinados vimos una empanada de carne con muy buena pinta. Dudamos porque eso puede engañar un huevo pero vamos, nos arriesgamos y porsiaca cogimos una pizza fresca.

Acertamos con ambas, la primera lunch la segunda dinner. Riquísimo, y sano (cuando digo sano digo que entra bien) ya que aquí en cuando comes churriguarradas el estómago te avisa enseguida.

DSCF8793La tarde de nuevo repetimos la operación del día anterior. Las nubes llegaron puntuales lavando el coche y cuanto se pusiera debajo. Algún respiro para un breve paseo por el barrio pero poco más.

Y con esto acaba la experiencia a ambos lados del río Ottawa. Es una ciudad que tal vez no es muy conocida de cara al turismo pero que merece la pena, bajo nuestro punto de vista, visitar. Si me dan a elegir entre Montréal y Ottawa, sin duda me quedo con la última (también influye el hecho de que, aunque Canadá en general es muy “amable” prefiero la idiosincracia sin duda del lado britishcanadiense antes que del francocanadiense). Soy antirreligioso en general, pero sin duda el catolicismo, a nivel cultural, ha traído más mierda que el camión que pasa a las 4 de la mañana.

Nos vemos en Toronto!!

Canadá 2017. Día 7. De los remotos lugares

Canadá 2017. Día 7. De los remotos lugares

26 de Junio. Hora de abandonar Québec ciudad (aun permaneceremos en el estado de forma intermitente) y nos vamos hacia Gatineau. Población limítrofe con Ottawa y elegida por comodidad. Veamos.

20170628_203311El principal motivo era económico. El alojamiento al otro lado del río era más idem, aparte de que encontramos un apartamento que nos suele venir muy bien a mediados de viaje, y habitualmente buscamos, para comer algo más casero, lavar, si hace falta, ropa, y además tenía parking propio sin coste adicional. Cosa interesante cuando el plan prevee moverse en coche más de la cuenta. Por otro lado habíamos calculado que se podría ir andando al downtown de la vecina Ottawa, como así fue. Bien. No adelantemos acontecimientos.

Por otra parte ya nos iba apeteciendo un poco de “carreterita estrecha” así que habíamos prescindido del camino corto, por autovía, para rutear por el norte un poco, de ese modo descargamos un mapa de carreteras y dejamos descansar a la Mari, gentil gps que tanta ayuda nos presta.

El objetivo era llegar a Trois-Riviéres (tres ríos) por el camino mas corto, junto al omnipresente río San Lorenzo y ya desde allí, empezar a subir, entre innumerables, curioso, pueblos con nombres de santos y santas (pero todos oiga, contados más de 20 Saint…). En cada pueblo decidíamos el siguiente paso, por si ponía aquí o allá lago de… cascada de… con el objetivo cerrado de alcanzar Mont-Tremblant, que viene a ser como el Pradollano de Sierra nevada, aunque no fuera este el punto más norteño de la ruta, que fue Saint-Donat de Montcalm donde ya los telesillas pasaban por encima de la carretera. Aunque obviamente a estas latitudes, en esta época todo lo blanco era verde que te quiero verde, y hermoso…con una pega.

DSCF8664Aquí todo es privado oiga. Por una parte, y eso ya lo sabíamos de la ruta pasada por la costa oeste, las poblaciones son casas de campo desperdigadas cual tirada de dados. En las riberas cada casita junto al río o lago, con su playita privada, su embarcadero y su barquito (eso que dice la niña repelente de las pelis “me acuerdo cuando iba a la casita del lago…”) y aunque vimos numerosos lugares guapos, no había forma de aparcar por ahí. Que seguro que al tío Owen le daba igual que un par de guiris aparcaran un momento en su trozo de tierra colonizada para admirar la obra der zeñó, pero..y si en vez de Owen es Cletus el grillao?..pos eso, palante.

En algún que otro lugar sí que paramos un ratín a estirar las piernas y respirar el aire

DSCF8660DSCF8657

En sitios como éste nos daban ganas de acampar, pero el camino era largo y lento (eso no lo he dicho aun pero las velocidades máximas rondaban entre los 50km/h, aquí usan el sistema métrico, los 70, los 90 y el tope los 100km/h de las autopistas) amen de que imaginaréis que el caminito era de todo menos recto, cosa que por otra parte se agradecía.

Es de suponer que habría animales variados pero nosotros no vimos más que gansos y sobre todo marmotas y ardillas.

El estómago protestaba e intentamos buscar algún lugar de papeo pero lo que veíamos no nos molaba y el que sí ya cerraba por la hora así que finalmente estiramos hasta Mont Tremblant y buscamos un super donde el siempre agradecido pan, chacina, queso, pringles marca la gaviota (en nosotros es tradición) y zumito nos dio el avío una vez encontrado un lugar donde aposentarnos

DSCF8662

Sí, vale, en la foto se ven los muffins.. Un dulcesito al final alegra el camino del caminante.

Se nos encimaba la hora a la que habíamos informado que llegaríamos al apartamento, así que de MontTremblant no paramos más hasra destino, con suerte de que, aunque seguía siendo montañoso, al ser éste el gran destino esquiador de la ciudadanía, ya la carretera era más amplia ergo rápida.

A las 6 le dijimos que llegaríamos. A las 6 y 2 minutos estábamos allí. Aunque nadie había para recibirnos.

Cierto que las condiciones indicaban que llamáramos una hora antes para quedar para las llaves, pero ni mijita iba yo a darle al roaming, que parece que no conocéis mi filia cofrade a la hermandad del puño cerraíto, así que le mandé un whatsapp la noche antes con la hora. Leído. No contestado.. la sombra de la angustia asomó por estribor.

Afortunadamente en las escaleras del lugar había un hombre sentado al que pregunté si en aquel edificio estaba el “sweet apartment 8” diciéndome el tipo que sí, que él era el anterior huésped aunque ahora estaba en otro y había dejado las llaves en el buzón.. Bueno, me pueden acusar de allanamiento pero al menos no dormiríamos al raso. Sea como sea intentaría antes contactar así que móvil en mano me dispongo a rascarme el bolsillo y veo que, aunque en quebec tenía, ahora no tengo ni se me registra el móvil a ninguna red. Mal vamos. Luk, inténtalo con tu móvil… tampoco… jooder. A buscar una cabina… existirán? Y vemos cerca una tienda de productos varios. No sé cómo se dirá en francés “desavío”. Pregunto al oriental que la regentaba por una cabin phone y me mira raro. Le explico lo que quiero y saca el teléfono de la tienda y me lo presta. Le agradezco enormemente y le tranquilizo diciéndole que es llamada local, que mi móvil no bla bla, me vuelve a preguntar.. No long distance, local call. Yes yes oui Local local que parecía yo Malena gracia. No obstante le enseño el número, me marca él, espera tono y me lo pasa. Un caballero valla.

Perfect. I’m who I am, bla bla, here at the apartment..so, OUTSIDE the apartment aclaro que todavía andaba con la paranoia del allanamiento y me dice okei uan minut.

Le agradezco por mil a mi a estas alturas amigo… le llamaré cudeiro ya que no he tenido la ocasión de pregunrarle el nombre pero me referiré a él varias veces en este diario y salí cual padre diligente y henchido a informar a mi amada del éxito en la misión.

En one minute aparece un deportivo descapotable con Cristina Tárrega con 15 años menos (yo creía que la foto de whatsapp era de alguien conocido, de revista, pero no) y se presenta en un plis Anna Paula y pilla las llaves de la cajita (de verdad, ya hablaré de esto en la entrada final pero lo de los canadienses es de envidia nivel 130) y nos enseña un apartamento que por fuera no se podía imaginar. Como en casa oiga, no le faltaba un detalle, y además de calidad. Anna Paula aka hombres mujeres y viceversa style, nos dice que cuando nos vallamos dejemos la llave en la mesa y sin problemas (aunque la puerta se queda abierta). Canadá.

DSCF8667Llama incluso a la limpiadora porque dice que faltan 2 albornoces… pero qué disse ussted! Tu nos has visto pinta de albornoces? Tira tira. Me despido con un muito obrigado y me mira sorprendida, por saber que su lengua madre es portuguesa, le digo que ya lo sabía y me dice sonriendo picarona U’ve seen my profile, don’tU? (Has visto mi perfil, no?) Me aguanto la risa y le digo que no, que en booking.com pone que el establecim. habla inglés y portugués, con lo que lo imaginé.

Se despide solemne y amable y nos quedamos comentando la jugada un tanto perplejos mientras un motor de 8 cilindros lo menos ruge hacia el horizonte de las divas.

Tras extender los avíos necesarios nos disponemos a la provisión de viandas necesarias para el desayuno de los 3 días que aquí pasaremos con lo que, en justa reciprocidad, hacemos visita a al amigo Cudeiro para pan de molde, mantequilla, y unas cervecicas para el momento oportuno. El que me equivocara con la cuenta y le preguntara si no me había dado mal el cambio espero que no me lo tuviera a mal, el pobre, después de ejercer de buen samaritano, qué verguenza!.

Y poco más que decir de este día, estábamos bastante cansados tras 9 horas de coche y sólo dimos un breve paseo por el río adyacente y a planificar la ruta del día que venía. Cogimos la cama como una madre recibe a un hijo que vuelve de erasmus, comprobando si tiene los 2 riñones en su sitio y cerramos los ojos como ahora mismo, 2 días después, en cuanto le de a publicar, haré.

DSCF8668

Au revoirzzzZZZZZZZZ

Canadá 2017. Días 5 y 6. Québec, Je me souviens

Canadá 2017. Días 5 y 6. Québec, Je me souviens

Como viene siendo habitual a estas alturas en nuestros viajes, llega la hora de agrupar días. Básicamente porque cual tronista de hombres, mujeres y viceversa, tengo retraso. Y como ya estamos en Gatineau, en la misma frontera con Ottawa, Ontario y los recuerdos, aunque permanecen, pierden matices, doy un pequeño acelerón al asunto.

Dicho esto, estábamos en Québec y comienzo diciendo que esta ciudad es una barbaridad de guapa. En Montreal, sospecho que con cierta rivalidad regional, nos dijeron que con un día aquí bastaba. Nada más lejos. Al menos en lo que a Luk y servidor nos gusta. La ciudad rebosa encanto y desde un punto de vista turístico chancletero, cosas que hacer/ver. Por otra parte la suerte de nuevo se ceba con nosotros.
DSCF8445DSCF8453DSCF843920170623_173036DSCF8433El coche lo habíamos dejado en el hotel, y aquí hago un nuevo paréntesis para hablar de algo significativo en lo que llevamos de ruta. El aparcar para quien no está acostumbrado, como nos pasó a nosotros, es un tanto caótico. Hay calles donde el aparcamiento está regulado del típico modo americano, pero modernizado. Cada espacio tiene un pivote con un número y hay máquinas para sacar el tiquet diciéndole en qué num. está tu coche y el tiempo que estarás, según la zona hay un máximo determinado. A un precio prohibitivo. En dichas zonas asimismo hay un horario en el que se puede hacer ésto, fuera de ese horario se puede aparcar sin problemas (nocturno). Después hay otras calles en las que está prohibido aparcar por la  noche (sólo de puede aparcar de 9 a 21) con el mismo sistema, en esas calles el máximo es hora y media. Creo que eso es en las calles donde pasa la recogida de basura (cada casa tiene sus propios bidones) y por último hay calles donde no se puede aparcar durante el día, pero por la noche sí, aunque en ninguna parte pone desde y cuándo se entiende qué es la noche. Esto vale para el visitante y el que va por trabajo, comercio… porque la gran mayoría de coches están en zonas habilitadas en el terreno de cada vivienda, bloque, local…

Bien, cuando llegamos dejamos el coche en el “terrenito” del hotel, pagando claro está un dinerillo. Ahí “habíamos” unos 5 coches un tanto apretujados, así que cuando la mañana en cuestión decidimos hacer nuestra primera escapada con la voiture (el coche) le dimos un poco de cancha al vecino pero al final lo tuvieron que despertar para dejarnos salir. ¿a dónde? Se preguntará el curioso. A la chute-montmorency o lo que es lo mismo, la cascada de Montmorency, que se hallaba a unos 15 min. de Quebec y tiene la peculiaridad y reclamo turístico de ser 30 metros más alta que las del niágara; menos especraculares, eso sí, aunque la confirmación vendrá dentro de varias entradas, cuando nuestros ojos lo valoren in situ.

Se tardó más de la cuenta en llegar porque recordarám, era 24 de Junio. Fiesta “nacional” Quebequiense y dia más que propio para que la peña se vaya de excursión. Así que la cola para el parking del lugar estaba más congestionada que la ronda norte cuando inauguraron el Holea. Como sea llegamos y tras abonar 12,15 $cad dejamos el coche y mapa en mano valoramos la ruta, pasando por el puente sobre la misma y tras un breve pero agradable paseo campestre llegar a las famosas escaleras para verla desde abajo.

20170624_120016DSCF8483DSCF8497DSCF8510DSCF8531No llegamos, abajo, quiero decir. Primero porque todo lo que baja ha de subir, excepto en el caso de ser accionista del banco Popular, y solo bajando ya se cansaba la mente pensando en la vuelta. Lo segundo porque abajo del todo recibías con ímpetu visigodo el flis flis de una cascada que por las fotos imaginarás que te dejaría empapado de arriba a abajo, cámara de fotos, pasaportes y esta tablet con la que escribo, navego, circulo con gps, reviso mapas, vouchers y vemos los soprano cuando el audio latino de las pelis del avion se hace insoportable. Como sea disfrutamos de la fuerza de la naturaleza desparramada y volvimos patrás.

DSCF8517DSCF8520 Pasamos de una expo de coches antiguos y mercadillo de los que salen en la telebasura importada tan de moda últimamente, y volvimos con la idea de ir a otra cascada, en este caso al oeste de quebec y al otro lado del río, así que cruzamos y como era la hora de comer y ya estábamos un poco hastiados de basurilla nos entretuvimos buscando un restaurante para algo más casero y triunfamos como Rosa de España.

DSCF8538Tanto que nos entró siestitis y pasamos de la, ya al lado, chute, volviendo al hotel.

Mientras, lo dije al comienzo, que todo tiene un porqué, dábamos vidilla al vecino, paseando por la ciudad vimos que al ser festivo la zona mencionada donde se podía aparcar sólo de noche y de día nanay, abría la veda, y como era sábado ergo mañana domingo, también chachi. Osea que justo en frente del hotel dejamos el coche informándonos Sharon, nuestra amable anfitriona, que suerte has tenido nano, si no lo necesitas ni lo toques hasta el lunes temprano. Y te ahorras 2 noches de “parking”. Un detalle más.

Por la tarde bajamos de nuevo la calle principal… miento, fuimos por el parque (esto os da igual y en nada enriquece la historia, pero por ser fiel)

DSCF8542 bordeando el río, siempre por la parte alta, hasta llegar, esta vez por el otro lado, al paseo de madera archiconocido que ha salido y saldrá en las fotos que pongo, highlight de quebec con su chateau frontenac (otrora castillo hoy hotel) como guardián. Desde el final (o principio) del paseo, digamos en la plaza chachipiruli salen los 2 caminos a la ciudad baja. A saber: funicular (3$ por barba) escaleras (años de vida según subas o bajes). Usamos estas últimas ya que el camino, como el Ibex en 2016 y el futuro político de este país, era cuesta abajo. Abajo nos esperaba el “je ne se quoi” de quebec, callehuelas históricas, preciosas, los murales (tipo trampantojos) conocidos y el puerto. Caía la noche y más bonito se presentaba.

DSCF8573DSCF8568DSCF8564DSCF8569DSCF8589DSCF8572DSCF858720170624_20185320170624_201756Un agradable paseo y básicamente se acabó la jornada. La vuelta of course fue en funicular que barato era pal disgusto que ahorraba y tomando, ahora sí, la calle principal de vuelta otro concierto, seguimos de fiesta! Nueva revisión de bolsos y aquí estuvimos poco rato. No nos gustaba demasiado la música así que chim pun, pa casa. A dormir que mañana nos levantamos pronto para hacer las rutinas necesarias de ducha, desayuno y varios con tiempo de llegar, como muy tarde, a las 9:30 a la Citadelle (Ciudadela, recinto militar y casa del gobernador, de la reina de inglaterra (que no olvidemos es la jefa de estado de Canadá, aunque sea un país…país) cuando le de por visitarlo, y hogar del 22°Regimiento Real.

Bien, todo lo dicho apunta al típico lugar que nos resbala cual calipo por la mano en agosto, pero que tenía varios atractivos. Recordemos que en este momento la acción se ubica en 25 de junio. Ayer comenzó una “etapa” que dura hasta septiembre en la que cada mañana a las 10 en punto se hace el cambio de guardia con cabra y todo. Y somos guiris. Pos eso. Al mismo tiempo tiene un interesante museo, una visita (de eso no sabíamos nada) teatralizada que nos encantó, pero tela, y por último desde lo alto de la ciudadela se ven las mejores vistas de la ciudad, la postal de internet, vaya.

DSCF8635DSCF8636Para colmo cuando vamos a sacar la billetera para pagar los 16$ por cabeza nos dice que como están en fiestas (¿no es pa quererlos?) Son 10pavos los 2. Tralarí que te ví.

Del meollo decir que lo del cambio de guardia nos pareció un poco forzado. Duró una eternidad y por más que intentábamos buscarle sentido a los movimientos pa mí que al coreógrafo le encargaron entretener al turista parriba pabajo, la cabra allí, este tipo allá, la banda toca esto, esta gente se mueve pa un lao, pal otro…todo muy caótico pero ordenado, estético pero sin sentido. En fin, ¿habéis visto la serie “perdidos”? Si? Pues os hacéis una idea. Lo mismito.

DSCF8616DSCF8597DSCF8614Terminada la ceremonia nos decimos ¿pa donde vamos primero?… nos movemos y una joven que adivina nuestros pensamientos pues ese ha de ser su oficio nos informa que quillos a donde váis. Esto es una instalación militar en activo y la visita es en grupo y con guía. Pofale. Francés o Inglés? Opción 2. Os aconsejo esperar, hay un grupo grande que va a salir, mientras, podéis pedir en la entrada un folleto informativo en español pa que os entone. Ok. Pallá vamos, pedimos, busca, no encuentra, I’m sorry. In english? Oui. Po dame el dni no te lo vayas a quedar. Ein?. Toma Carte de identificatión y a cambio me da 4 folios guarros y doblados. Los guardo en el bolso y a esperar el próximo turno charlando con unas parejas que venían en un crucero holandés que vimos anclado la noche antes en el puerto y abrumaba de mastodonte que era. Llega el turno, nuestro guía era un cachondo y por suerte quebequiense de los buenos. Quicir, francófono. Luego su inglés fue perfectamente entendible y los folios guarros se quedaron en el bolso. Como detalle patriótico me encantó que la visita comenzó preguntando de donde éramos. Yo dije Sevilla, porque es más “entendible” en el extranjero y porque no miento, eso lo sabíamos 3 personas, Luk, yo y la que se había quedado con mi DNI a cambio de 4 folios, repetimos, guarros. Al decir Seville un murmullo de admiración sonó en el grupo internacional lo que, cual miembro de la realeza, me llenó de orgullo y satisfacción.

Empieza la visita y no me entretendré narrándola. Muy amena y como dije por momentos hasta emotiva, por la magnífica interpretación de un actor haciendo un personaje de la I guerra mundial que nos dejó a todos perplejo (al salir de su estancia el guía, sabedor del impacto de su historia, nos dijo su nombre y que lo podíamos ver actuar en una sala de la ciudad los fines de semana). Bueno que me enrollo, seguimos la visita y tras las vistas que comenté antes, de repente (recordemos la suerte de tener que esperar a un segundo turno) veo un soldado cerca de un cañón….cañón, no de época como los que vimos durante la visita, uno moderno. Se acerca de un salto una uniformada y le dice algo al guía, que se gira rápido y nos dice cuidao que son las 12 y va a disparar, aléjense un poco y los sensibles de oído y niños tápense los oidos. Yo saco rápido la tablet pa grabar y tal como le doy al botón pega eso un explotío que lo sentí en todo el cuerpo. Nos quedamos un poco traspuestos todos, pero cual niños en día de petardos nos gustó. A un chiquillo el pobre le dió un sofoco que chica la perra que cogió, criatura.

En fin no me enrollo más. Cosas variadas y terminó la visita. Como estaba con la tontera me hice hasta una foto vestío de guardia real, que no pondré aquí por aquello de no hacer el ganso, cosa que sí hice cuando le devolví los 4 folios, no olvidemos, guarros, a la entrada y, era otra chica, fue a por el carnet para devolvérmelo. Tardó y vino sin fiarse mucho mirando a mi jeta y al carnet… la dejé unos segundos en el aprieto de si hablar o no y cuando la veía ya tensa me quité la gorra muy teatralmente al grito de voilá!! Mostrando una calva que casaba mejor con el dni. Sonrisas y a seguir con la ruta camino de nuevo a la ciudad baja donde el destino era buscar de dónde salía el ferry destino Levis, pueblo justo enfrente, al otro lado del río San Lorenzo y del que se dijo en la visita que un cañón que vimos de 9 toneladas que disparaba “shells” a un máximo de 5 kmts, cágate lorito, haciendo prácticas en el año catapum al centro del río, en invierno la bala rebotó y destrozó medio barrio de dicho oueblo con nombre de vaqueros. A leyenda huele, como en todos los lugares.

DSCF8649DSCF8647El ferry era una excusa para atravesar el río y ver, de forma barata, la ciudad desde fuera, por 7 pavos mal contaos ida y vuelta. El plan era comer en Levis, como así hicimos en un BBQ unos bocatas de esos americanos de carne ahumada desmenuzada, con ensaladas varias y papas. Delicioso. Y barato, lo que es salir del barrio santa cruz.

DSCF8653Volviendo en el ferry empezó por poniente, quicir, en nuestra dirección, una masa de nubes que nada bueno presagiaba a quien no fabrique paraguas o chubasqueros. Aun nos quedaba atracar, bajar a tierra, subir de nuevo sin duda por el funicular y atravesar todo el centro hasta el hotel. ¿nos daría tiempo?.

20170624_20465420170624_204322Pues no. Cayó de lo lindo y entre paradas, escondrijos y afortunadamente la flora arborícola de canadá medio salvamos los trastos y llegamos la Manoir de la Tour, por última vez, para dedicar el resto de la suarez que no es apellido sino tarde noche (bonsoir) a preparar la ruta del día siguiente. Campestre y comienzo de la parte más naturalista del viaje, con final en Gatineau, en la frontera, como dije, con Ottawa.

Ese periplo viene mañana, por hoy ya es tela. Au revoire!

 

 

 

 

 

 

……PD. Bueeeeno, vaaale

DSCF8640