Canadá 2017. Día 7. De los remotos lugares

Canadá 2017. Día 7. De los remotos lugares

26 de Junio. Hora de abandonar Québec ciudad (aun permaneceremos en el estado de forma intermitente) y nos vamos hacia Gatineau. Población limítrofe con Ottawa y elegida por comodidad. Veamos.

20170628_203311El principal motivo era económico. El alojamiento al otro lado del río era más idem, aparte de que encontramos un apartamento que nos suele venir muy bien a mediados de viaje, y habitualmente buscamos, para comer algo más casero, lavar, si hace falta, ropa, y además tenía parking propio sin coste adicional. Cosa interesante cuando el plan prevee moverse en coche más de la cuenta. Por otro lado habíamos calculado que se podría ir andando al downtown de la vecina Ottawa, como así fue. Bien. No adelantemos acontecimientos.

Por otra parte ya nos iba apeteciendo un poco de “carreterita estrecha” así que habíamos prescindido del camino corto, por autovía, para rutear por el norte un poco, de ese modo descargamos un mapa de carreteras y dejamos descansar a la Mari, gentil gps que tanta ayuda nos presta.

El objetivo era llegar a Trois-Riviéres (tres ríos) por el camino mas corto, junto al omnipresente río San Lorenzo y ya desde allí, empezar a subir, entre innumerables, curioso, pueblos con nombres de santos y santas (pero todos oiga, contados más de 20 Saint…). En cada pueblo decidíamos el siguiente paso, por si ponía aquí o allá lago de… cascada de… con el objetivo cerrado de alcanzar Mont-Tremblant, que viene a ser como el Pradollano de Sierra nevada, aunque no fuera este el punto más norteño de la ruta, que fue Saint-Donat de Montcalm donde ya los telesillas pasaban por encima de la carretera. Aunque obviamente a estas latitudes, en esta época todo lo blanco era verde que te quiero verde, y hermoso…con una pega.

DSCF8664Aquí todo es privado oiga. Por una parte, y eso ya lo sabíamos de la ruta pasada por la costa oeste, las poblaciones son casas de campo desperdigadas cual tirada de dados. En las riberas cada casita junto al río o lago, con su playita privada, su embarcadero y su barquito (eso que dice la niña repelente de las pelis “me acuerdo cuando iba a la casita del lago…”) y aunque vimos numerosos lugares guapos, no había forma de aparcar por ahí. Que seguro que al tío Owen le daba igual que un par de guiris aparcaran un momento en su trozo de tierra colonizada para admirar la obra der zeñó, pero..y si en vez de Owen es Cletus el grillao?..pos eso, palante.

En algún que otro lugar sí que paramos un ratín a estirar las piernas y respirar el aire

DSCF8660DSCF8657

En sitios como éste nos daban ganas de acampar, pero el camino era largo y lento (eso no lo he dicho aun pero las velocidades máximas rondaban entre los 50km/h, aquí usan el sistema métrico, los 70, los 90 y el tope los 100km/h de las autopistas) amen de que imaginaréis que el caminito era de todo menos recto, cosa que por otra parte se agradecía.

Es de suponer que habría animales variados pero nosotros no vimos más que gansos y sobre todo marmotas y ardillas.

El estómago protestaba e intentamos buscar algún lugar de papeo pero lo que veíamos no nos molaba y el que sí ya cerraba por la hora así que finalmente estiramos hasta Mont Tremblant y buscamos un super donde el siempre agradecido pan, chacina, queso, pringles marca la gaviota (en nosotros es tradición) y zumito nos dio el avío una vez encontrado un lugar donde aposentarnos

DSCF8662

Sí, vale, en la foto se ven los muffins.. Un dulcesito al final alegra el camino del caminante.

Se nos encimaba la hora a la que habíamos informado que llegaríamos al apartamento, así que de MontTremblant no paramos más hasra destino, con suerte de que, aunque seguía siendo montañoso, al ser éste el gran destino esquiador de la ciudadanía, ya la carretera era más amplia ergo rápida.

A las 6 le dijimos que llegaríamos. A las 6 y 2 minutos estábamos allí. Aunque nadie había para recibirnos.

Cierto que las condiciones indicaban que llamáramos una hora antes para quedar para las llaves, pero ni mijita iba yo a darle al roaming, que parece que no conocéis mi filia cofrade a la hermandad del puño cerraíto, así que le mandé un whatsapp la noche antes con la hora. Leído. No contestado.. la sombra de la angustia asomó por estribor.

Afortunadamente en las escaleras del lugar había un hombre sentado al que pregunté si en aquel edificio estaba el “sweet apartment 8” diciéndome el tipo que sí, que él era el anterior huésped aunque ahora estaba en otro y había dejado las llaves en el buzón.. Bueno, me pueden acusar de allanamiento pero al menos no dormiríamos al raso. Sea como sea intentaría antes contactar así que móvil en mano me dispongo a rascarme el bolsillo y veo que, aunque en quebec tenía, ahora no tengo ni se me registra el móvil a ninguna red. Mal vamos. Luk, inténtalo con tu móvil… tampoco… jooder. A buscar una cabina… existirán? Y vemos cerca una tienda de productos varios. No sé cómo se dirá en francés “desavío”. Pregunto al oriental que la regentaba por una cabin phone y me mira raro. Le explico lo que quiero y saca el teléfono de la tienda y me lo presta. Le agradezco enormemente y le tranquilizo diciéndole que es llamada local, que mi móvil no bla bla, me vuelve a preguntar.. No long distance, local call. Yes yes oui Local local que parecía yo Malena gracia. No obstante le enseño el número, me marca él, espera tono y me lo pasa. Un caballero valla.

Perfect. I’m who I am, bla bla, here at the apartment..so, OUTSIDE the apartment aclaro que todavía andaba con la paranoia del allanamiento y me dice okei uan minut.

Le agradezco por mil a mi a estas alturas amigo… le llamaré cudeiro ya que no he tenido la ocasión de pregunrarle el nombre pero me referiré a él varias veces en este diario y salí cual padre diligente y henchido a informar a mi amada del éxito en la misión.

En one minute aparece un deportivo descapotable con Cristina Tárrega con 15 años menos (yo creía que la foto de whatsapp era de alguien conocido, de revista, pero no) y se presenta en un plis Anna Paula y pilla las llaves de la cajita (de verdad, ya hablaré de esto en la entrada final pero lo de los canadienses es de envidia nivel 130) y nos enseña un apartamento que por fuera no se podía imaginar. Como en casa oiga, no le faltaba un detalle, y además de calidad. Anna Paula aka hombres mujeres y viceversa style, nos dice que cuando nos vallamos dejemos la llave en la mesa y sin problemas (aunque la puerta se queda abierta). Canadá.

DSCF8667Llama incluso a la limpiadora porque dice que faltan 2 albornoces… pero qué disse ussted! Tu nos has visto pinta de albornoces? Tira tira. Me despido con un muito obrigado y me mira sorprendida, por saber que su lengua madre es portuguesa, le digo que ya lo sabía y me dice sonriendo picarona U’ve seen my profile, don’tU? (Has visto mi perfil, no?) Me aguanto la risa y le digo que no, que en booking.com pone que el establecim. habla inglés y portugués, con lo que lo imaginé.

Se despide solemne y amable y nos quedamos comentando la jugada un tanto perplejos mientras un motor de 8 cilindros lo menos ruge hacia el horizonte de las divas.

Tras extender los avíos necesarios nos disponemos a la provisión de viandas necesarias para el desayuno de los 3 días que aquí pasaremos con lo que, en justa reciprocidad, hacemos visita a al amigo Cudeiro para pan de molde, mantequilla, y unas cervecicas para el momento oportuno. El que me equivocara con la cuenta y le preguntara si no me había dado mal el cambio espero que no me lo tuviera a mal, el pobre, después de ejercer de buen samaritano, qué verguenza!.

Y poco más que decir de este día, estábamos bastante cansados tras 9 horas de coche y sólo dimos un breve paseo por el río adyacente y a planificar la ruta del día que venía. Cogimos la cama como una madre recibe a un hijo que vuelve de erasmus, comprobando si tiene los 2 riñones en su sitio y cerramos los ojos como ahora mismo, 2 días después, en cuanto le de a publicar, haré.

DSCF8668

Au revoirzzzZZZZZZZZ

Anuncios

¡Qué grande es mi ombligo!

Esto es algo sobre lo que he hablado muchas veces. Algo para mí tan obvio que es uno de los pilares donde se sustenta mi convencimiento de que no comparto con la generalidad de mi especie tanto como debería ser normal.

Decía que este tema tan recurrente, a raiz del vídeo que tan popular se ha hecho en estos días del histórico deshielo del casquete norte de NUESTRO (repito, NUESTRO) planeta. Bajo el lema “El infierno en la tierra” o “Así empieza el fin del mundo” aparece un time lapse con la evolución en los últimos 30 años del hielito norteño y su cada vez mayor cambio de estado sólido a líquido.

¿De quién es la culpa?. ¿A qué es debido?. ¿Ciclos?… probablemente al ser humano, a nosotros, a la contaminación que generamos. Puede ser. Como diría el orejudo Clark Gable AKA Rhett Butler en Lo que el viento se llevó “..me importa un comino…”. Lo verdaderamente importante para mí es ¿a quién afecta?…

…al ser humano.

Habrá quien diga -Donde vas alma de cántaro indocumentada!!. Afecta a los pajarillos, afecta a los montes, afecta a la abeja piñonera del roble ugandés… UNA MIERDA!. Nos afecta a nosotros, y ESO es lo único que nos importa. Cuando decimos “catástrofe” queremos decir “catástrofe para el bolsillo de alguien/es”. Cuando decimos “el mundo se acaba” queremos decir “el statu quo actual se acaba”. Cuando decimos “se esquilman los mares” queremos decir “el balance anual de la industria pesquera se ve afectada”. Incluso cuando decimos “se quema el monte” queremos decir “me gusta el monte y quiero verlo de determinada manera”. Los 9,8 m/s2 de aceleración gravitacional no son NADA comparado con la fuerza gravitatoria de ese gran agujero negro que es el ombligo humano. Nadie se plantea que somos una mierda en la inmensidad del universo, de la vía láctea, del sistema solar, del planeta tierra. Que este ha girado eones antes de nosotros y seguirá girando eones después de nosotros, que nuestra presencia aquí es tan testimonial como la del diplodocus, el culantro o el bogavante. Que no somos NADA comparado con el Hidrógeno o el Oxígeno que forman la molécula que, sólida o líquida, se halla a miles de kilómetros al norte de donde yo me hallo (digo norte pa entendernos, pero lo de “arriba” y “abajo” es tan insignificante en términos espaciales como en el sexo).

Que aquí lo único que nos importa es si dentro de 50 años la línea de costa se comerá 10 metros ergo habrá que regular el uso y disposición de los chalets o chiringuitos a pie de playa, que si aumenta la temperatura tendremos que dejar de plantar tomates pera o habrá que regar con agua fontvella o si Marina D´or ciudad de vacaciones dejará de ser un nombre para convertirse en un adjetivo.

Imagino a una bandada de flamencos, en su infinita irracionalidad, retrasando o adelantando la migración con naturalidad tan pasmosa como instintiva, y de paso partiéndose la polla viendo como miles de activistas y científicos pierden la salud imaginándose su sufrimiento. Incluso desapareciendo sin un quejido, extinguiéndose como si ellos hubieran dejado escrito el “la energía ni se crea ni se destruye, se transforma”.

Y mientras nosotros, los listos, con nuestro inmane ombligo prohibiendo bolsas de plástico y tirando con saña porque nos gusta que suene la botella en el contenedor verde flipando en colores con nuestra contribución al PLANETA….

…no somos nadie.

Viva la fiesta!

El pasado sábado (en un mundo bloguero queda mejor… un sábado cualquiera…) camino de El Campillo, tierra de internacionales seres, para visitar a la familia política iba escuchando la radio y salió una historia acerca de un grupo de música que me hizo, ya en casa unos días después, lambucear, que viene a ser investigar en lenguaje del terruño hasta obtener todos los datos de esta curiosa historia de 3 puntas, hitos o como le queramos llamar. Un crossover en toda regla.

Ahí va.

Celtas Cortos, grupo vallisoletano con temas míticos para varias generaciones tiene, para los más jovenzuelos, un tema llamado Fiesta, muy conocido, y un tanto extraño no tanto en música pero sí en letra. Bastante caótico.

Este tema pertenece al disco publicado en 2010, llamado Introversiones, que contiene, como su nombre indica, versiones de otros músicos (especialmente recomendable el cover de Lucha de Gigantes, pista 3 del disco, aunque mi favorito es Este Marinero está Borracho pero todo esto no viene a cuento)

La cosa es que Fiesta, que es un cover (más que cover es prácticamente una traducción ya que musicalmente difiere muy poco del original) del grupo británico-irlandés The Pogues, grupo que podría haber servido de inspiración a los propios Celtas Cortos, pero ahí ya no me voy a enrollar.

Así que bien, La Fiesta es una versión del tema homónimo (si, es en español, Fiesta) del disco If I should fall from grace with God del año 1988.

Tema, y aquí empieza el meollo, un tanto extraño, ¿qué hacen estos borrachuzos irlandeses hablando de Chochonas, calamares y Almería?.

Pues resulta que, y aquí viene la parte que oí en la radio, estos muchachos van a Almería a, creo recordar que agrabar un disco, y les dicen que es un lugar encantador para aprovechar con la familia sin reparar en un primer instante que es la Feria de Almería, y que se alojan en un hotel en todo el meollo así que cuando vuelven por la noche al hotel a descansar se desata la FIESTA. Se conoce que después de la septuagésimo octava vez que oyen la palabra Chochona las mujeres y niños, cual barco que se hunde, toman el Ryanair de la época y se vuelven a la tierra de los chicles pegados en la calle mientras el grupo, por las pintas, un tanto crapulilla, y eso supongo que es más leyenda que historia, se bajan al pilón, se meten en la fiesta, se ganan una chochona, le hacen una especie de movida con decapitación incluída y se vuelven a sus quehaceres cotidianos…

PERO…

…una melodía les ronda, les taladra cual ohrwurm (gusano de oreja) y aquí viene el final, se les queda en la cabeza, una melodía que el oído más avezado habrá reconocido en ambas versiones. Y deciden hacer una canción sobre esa movida en Feria de Almería, y queda para la historia esa melodía que lleva desde hace más de 3 décadas deleitándonos a todos los españoles.

Minuto 2:00 y minuto 4:30

 

Chim pun!.

De los reyes magos y el nunca te lo perdonaré

El resumen, mi resumen de todo esto de los reyes es, mucho me temo, que jode a los padres que, por sistema, como se ha hecho siempre, mantienen la mentira colectiva a sus hijos de que hay unos seres sobrenaturales que traen regalos si has sido bueno (y si no, también) hasta la edad en que el niño es lo suficientemente LISTO para darse cuenta de tamaña estupidez. Normalmente, y como todo lo que se aprende a edades tempranas cuando tus padres no son demasiado avispados, en el cole sintiéndose ridículos cuando un par de compañeros te dicen la verdad, que no existen y que son los padres.

Para no hacer spoiler, quicir, para evitar que el niño razone y descubra que todo es más simple y menos paranormal, para evitar que descubra que el regalo que se ha ganado es un presente con cariño de sus propios padres hace falta que los ayuntamientos de todo el país sigan el juego, según parece, vistiendo a sus majestades acorde a la fábula colectiva, aunque después caigan según el lugar en cuestión en paracaídas, vengan en fueraborda o, lo más habitual, en carrozas de poliespán tiradas por el tractor del tío bartolo con la música de piratas del caribe de fondo.

Porque claro, como el niño en su santa inocencia vea un traje distinto se va a traumatizar…

España, ese gran país donde la lógica ha de estar constantemente defendiéndose de una “mayoría” aborregada y que, fiel a su condición, hace mucho ruido.

No se me malinterprete. Cada cual en su casa que haga lo que quiera y yo soy el primero en hablar de “los reyes te han dejao esto” cuando se trata de un niño cuyos padres así lo quieren, pero pretender que la administración PÚBLICA te siga el juego…. es un poco atrevido.

Así que, señora Cayetana Álvarez de Toledo, si tan acalorada está porque su pobre criatura pensó que “el traje de Gaspar no es de verdad” en lugar de ponerse en ridículo en twitter dedique tiempo en ilustrar a su retoño sobre la REALIDAD, cuando ésta no es dañina, sino que habla de portarse bien, regalitos navideños y cabalgatas festivas, quizá, su alcaldesa, Manuela Carmena, se lo ha puesto en bandeja para iniciar la “conversación” con la pequeña, y que sea ésta y no al revés, la que lleve la buena nueva a la clase. Los reyes son los padres.

La historia interminable de la nariz tarada y la sanidad pública

La historia interminable de la nariz tarada y la sanidad pública.

Nota introductoria: Este relato no tiene (aun) final, y si lo escribo es porque percibo está adquiriendo tintes épicos y bastante clarificadores del funcionamiento del servicio público de salud andaluz o, al menos, de una de mis experiencias con él.

Hoy, 18 de Septiembre de 2014 es un día como otro cualquiera, con los alicientes de una presumiblemente opípara comida que, junto con mi amor, tomaré en casa de los papis, y el, seamos francos, no menos importante acontecimiento del estreno Sevillista frente al holandés Feyenoord en la Europa League 2014-2015 defendiendo su tercera corona. Nada de esto en realidad tiene que ver con la historia interminable, pero hace tiempo aprendí que no hay que escatimar en los prolegómenos y total, solo han sido unas líneas.

Ahora, al turrón.

Prólogo:

Diría que a finales de 2012, tras padecer desde tiempos inmemoriales dificultades respiratorias, cansancio crónico y problemas de memoria que me llevaron hasta a hacerme pruebas específicas (no parece muy normal salir todas las mañanas de casa sin saber dónde aparqué el coche la noche anterior) y, fundamentalmente, movido por la piedad para con mi chica que entendía que algún artículo de la carta de los derechos humanos debía incluir la prohibición de emitir ronquidos de unos decibelios tales que aun durmiendo en habitaciones separadas y puertas cerradas sigan siendo molestos, decido pedir cita y el llamado médico de cabecera, familia o atención primaria, ud. elija, en la llamada Casa del Mar, tras verme me remite a Neumología para que me de norte.

Sin mucha dilación me dan la cita esperada (ay, qué fácil parecía entonces!) y me dirijo a donde me mandan. Hospital Vázquez Díaz. Allí me atiende el Neumólogo (consulta 3) y tras hacerme unas preguntas, un test y unas miradas me dice que me va a remitir a 2 lugares, el uno, al Otorrinolaringólogo (en adelante otorrino) en Centro de Especialidades Virgen de la Cinta. El otro a la unidad del sueño en Hospital Juan Ramón Jiménez. Que la primera será rápida pero lo del sueño tardará más.

Efectivamente, no pasa mucho tiempo en que tengo cita con el Otorrino que en un rápido vistazo me llama gordo, viejo, nosequé del paladar bajo y que me tienen que meter cuchillo porque tengo varias cosas revueltas. Me escribe en su idioma en un papel, me lo mete en un sobre y me dice que le dé eso al Neumólogo que ha pedido la consulta. Le pregunto que cómo, que si tengo que pedir cita con él, o cómo va eso. (NOTA IMPORTANTE: En esto de la sanidad, y mira que se supone o parece que los médicos y tal han de ser gente inteligente y preparada, pero parece que en general son tan estúpidos, dicho sin acritud, que piensan que todo el mundo ha de saber cómo funciona un sistema tan caótico y extraño para el populacho)

Decía, retomando, que ante mi pregunta poco menos que se encoge de hombros y dice lo típico de “pero él es el que ha pedido mi valoración” y yo “pero así a lo práctico, que el sistema como va, que yo sepa no puedo presentarme en la consulta de nadie sin pedir cita, o si?” y en esas digo que también estoy pendiente de cita con la unidad del sueño y que supongo que me dará otro informe o algo y me dice que espere a lo del sueño y ya me retomará el Neumólogo.

Po fale. Así que me guardo el sobre cual piedra roseta durante varios meses que tarda en decir la Unidad del Sueño -Hola qué tal!

Cuando por fin se manifiesta el tema consiste en que vendrán a mi casa a ponerme unos cachivaches mientras duermo y a la mañana siguiente vienen a recogerlos y ya les chiva si respiro, si no, si canto por alegrías o rememoro pasajes bíblicos, que a ver si hay suerte porque hay veces que con tantos cables y aparatos el paciente no duerme bien y por tanto los datos no son fiables. Yo me rio con la suficiencia del que se duerme en el Gueto de Varsovia un día de tormenta mientras un terremoto de 8 grados con epicentro bajo la barbería de Chaplin en personaje casi ni se percibe por los ladridos de los perros que me buscan. A mí en dormir no me gana nadie, y mucho menos unos cables, cintas y demás zarandajas…

…Más adelante descubriría que llevo varios años sin dormir, lo que se dice dormir, así que lo que creí una virtud hube de apuntarlo al debe, pero ya me estoy adelantando.

Patri, que así se llama, así con confianza, ya que ahora, dos años después, es casi de la familia ya que controla la máquina con la que duermo, que no es poco, viene puntual a recoger el chivato y tras hacer unas preguntas, contrariamente al Otorrino, me cierra el capítulo sin Cliff hanger y me dice lo que ocurrirá a renglón, que cuando tenga los resultados se los envían al Neumólogo que los pidió y ya ellos me darán cita con cartita correspondiente. Ahí me acuerdo de la piedra roseta y le digo, oye, lo de blablatorrino bla qué?. Eso ya cuando vayas al Neumólogo se lo das también (diligente, pero errónea solución, creo yo, a tenor del chapucerío de después).

Y pasan de nuevo los meses, y finalmente se me convoca oficialmente a reunión con el señor doctor. Me siento y le ofrezco como si del santo grial se tratara la carta que tan celosa y arrugadamente he conservado en el fondo del bolso (si, uso bolso) todo este tiempo. Huelga decir que ya abrí dicha carta y la miré atentamente pero no la leí, aunque no puedo decir que no lo intentara, ya que el conocimiento del Sánscrito no está entre mis innumerables virtudes.

El doctor (en adelante y por comodidad, el Neumólogo de la consulta 3) lo lee y frunciendo el ceño tipo pokero a punto de hacer All in me dice que efectivamente me tengo que operar de un par de cosas (no especificó cuales, tal vez ni él mismo entendió toda la letra del Otorrino), pero que vamos a ver qué dice el informe (que tiene en el ordenador) de la Unidad del Sueño. Lo mira y de repente en lo que viene siendo un alarde de paradoja o en una muestra de que lo diferentes que pueden llegar a ser los criterios de un ser humano (él) y otro (yo) dice como con alegría, ahhh, no pasa nada, no hace falta que te operes, tienes apnea grave, lo que pasa es que dejas de respirar 30 veces por hora y claro, eso te produce todo (se enciende la luz, mi luz) el cansancio, pérdidas de memoria, ronquidos, etc… así que con un CPAP, la maquinita conocida (y aquí ejerzo de médico estúpido) por todo el mundo, se acabarán todos tus problemas.

No es que pasarme el resto de mi vida durmiendo con una máquina, sinceramente, sea algo demasiado grave para mí. Indudablemente desde el día 2 de uso la vida me cambió como sólo imaginará quien haya pasado por lo mismo, para bien, por supuesto. Es un coñazo para viajar y tal pero bueno, compensa y más de un año después sigo durmiendo como un tronco así que no me preocupa. Pero ni yo, ni mucho menos el Neumólogo de la consulta 3 deberíamos olvidar las matemáticas:
a) me tengo que operar
b) tengo apnea del sueño

esto….. ¿puede que b sea a causa de a?… ¿el hecho de controlar b hace que a no tenga más efectos?…. no sé si me explico.

En resumen, que bastante tiempo después, e independientemente de que tenga relación o no, de que tenga que seguir usando felizmente mi Antonio´s Machine, sigo sin poder respirar en condiciones, ni de noche ni de día. Lo de respirar por 2 orificios nasales es algo que me han dicho que es característica del ser humano, pero yo no lo conozco.

Así pues decido retomar el asunto del Otorrino, porque eso como que se quedó a medias y seguiría contando si no fuera porque con esto acaba el Prólogo, ahora empieza la historia interminable (si has llegado hasta aquí supongo que será por lambuzo, que viene a ser chismoso, pero te advierto que el próximo capítulo, un maravilloso, largo, absurdo e inacabado recorrido por la burocracia médica lo describiré a conciencia en breve, ya que puede ser de utilidad pública, ya que, el que más y el que menos se ha visto, se ve o se verá en más de una ocasión a lidiar con esa siempre autojustificada ineficiencia, negligencia e inoperancia de la sanidad pública. Que defiendo y defenderé como todo servicio público, pero que sufro como el que más.

Continuará.

Mañanita en la cocina

NOTA PREVIA: Sí, es un tocho que estaría mejor intercalando las fotos, pero no he podido, no sé por qué, así que todas las fotos van al final. Sorry.

Hoy, para celebrar que inicio mi macro puente constitucional he decidido comenzar esta primera mañana libre haciendo mi plato favorito, a la sazón receta festiva familiar para felices acontecimientos desde que tengo uso de razón.

Se le llama “pastel de carne”, “pastel relleno” y, supongo, otras fórmulas, pero en mi familia, de toda la vida, le hemos llamado “BRAZO DE GITANO”. Una comida de larga elaboración pero fácil de preparar e, indudablemente, deliciosa.

Así que, habiendo sacado del congelador la noche antes la carne picada, principal ingrediente del mejunje, me pongo manos a la obra mientras suena Roxette en mis auriculares (sí, parece que es una mañana de homenajes históricos).

Lo primero que hay que hacer es cocer patatas. En abundancia, como no puede ser de otra manera cuando el objetivo es conseguir un puré.

Mientras, prepararemos el relleno, y comenzamos haciendo un sofrito al que echaré mucha cebolla cortada pequeñita (todos los ingredientes van muy cortados), pimiento verde y se le puede añadir algo con cierto sabor/picor, pueden ser alcaparras, aceitunas, pepinillos… Yo he optado por picar un pepinillo agridulce, que me gustan mucho, pero esto es al gusto.

Aprovechando que las patatas ya están chup chup metemos para cocer también 3 huevos, dos de ellos irán al relleno y el tercero para decorar al final.

Echamos en una sartén grande con aceite moderado la cebolla y el pimiento, que vayan dorándose, y mientras especiamos la carne. Yo le echo sal, una mezcla de pimienta blanca, pimienta negra y nuez moscada y un poquito de perejil. Me gusta echarle a la carne picada un poco de canela (sí, lo admito, lo saqué de una película) que le da un sabor muy bueno, pero no para este plato (para albóndigas o pasta a la bolognesa le va genial).

Y a todo esto la cebolla y el pimiento ya tienen color, así que añado el pepinillo (se podría añadir tal cual al final, es decir, sin meterlo en la sartén, pero he optado por echarlo, para que pierda algo del dulzor, ya que como dije, no es pepinillo en vinagre, sino agridulce).

Cuando el sofrito tiene buen color (va a empezar a tostarse) añado la carne y a remover con alegría.

Aquí hacemos una paradinha, mientras se hace el sofrito en la sartén y se cuecen las papas (y, en este momento, los huevos) y disfruto de otro placer reservado a estas mañanas gastronómicas, ya que aunque no me gusta el alcohol normalmente, tengo fijación por echarme un chupito de oporto (blanco) mientras observo el chup chup y doy vueltas a las cacerolas.

Es tiempo ya de sacar los huevos, y compruebo que a las patatas aun le quedan por cocer con el siempre infalible método de pincharlas y ver si se aguantan. Una cosa buena de esto, a diferencia de, p. ej. una ensaladilla, es que como las papas van para puré, no importa que se cuezan bastante, casi mejor.

Bien, la carne ya está como tiene que estar, así que llegó el momento de darle un poco de jugosidad. He de admitir que normalmente lo hago con un poco de tomate frito que, para mi gusto, le da el toque campeón, pero como tengo abierta una lata de tomate natural pelado de las que uso para el arroz con pollo, aprovecho el caldillo en sustitución. No es lo mismo, pero valdrá.

Y por último añadimos cortaditos 2 de los 3 huevos que cocimos. Nuevamente tenemos aquí la ventaja de que si los huevos han quedado más o menos cocidos (sobre todo menos, que es lo que suele molestar), no tenemos problema ya que al pasarlos con el resto a la sartén se mezclarán, dando cremosidad al asunto, que es lo que se pretende.

Bien!! el relleno está listo, apartamos del fuego la sartén y mientras las papas terminan de cocerse hago otra de las cosas que no me gusta hacer normalmente, pero que tienen su bendita excepción cuando con el delantal me hallo, que es liarme y fumarme un cigarrito cocinero. Sí, qué voy a hacer, ninguna norma es comparable al inmenso placer de disfrutar de las pequeñas cosas.

Así que entre volutas de humo mi divagante y pelada cabeza arregla un par de problemas del mundo y saca a las pobres patatas de su sofocante momento caníbal para hacer lo que toca, vaciar el agua, echar agua fría y pelarlas cual vendedora de churros poniendo esos calientes manjares en el cartón (NOTA para quien un día quiera emular la receta: Por supuesto, aunque no dije, eché sal al cocer las papas, como son con la piel, no “preocuparsus” por pasarse, que ellas admiten lo que le toca y no más).

…..Momento tedioso. Machacar las papas hasta hacer un puré lo más fino posible.

Y sin más comentarios llegamos a la elaboración final del invento, para lo que necesitaremos papel de aluminio (mucha gente usa en cocina el papel de plata, pero pa mí que debe ser muy caro :p) o podemos usar papel de ese mencionado antes de los churros (a ser posible de los que tienen una lámina de plástico). De cualquier modo yo he usado uno basto (hubiera sido mejor el de aluminio) y le echo un poco de aceite para que no se pegue el puré que extiendo a continuación encima de él.

Hoy he decidido innovar (pensando que no tenía suficiente patata, pero al final lo mismo daba) y he hecho dos láminas de patata paralelas (en las fotos se entenderá mejor este párrafo tan mal explicado). Sobre la de abajo echo el relleno de carne, y después doblo el papel para que la lámina de arriba lo cubra, y ya solo hay que juntar los bordes con una cuchara o los santos dedos y queda el pastel. La forma tradicional en mi familia es hacer una extensión grande y poner en el centro el relleno, a lo largo, y después doblar el papel primero por arriba y después por abajo hasta conseguir el mismo resultado. He hecho uno de cada. Salvo un poco en la forma el resultado es el mismo. Sea como sea, al final se le pone un plato llano encima y se le da la vuelta.

Et voilá! ya está nuestro brazo de gitano list……… ONDE VAAAA!… si le falta el esencial elemento!!.

Pues claro, la mahonesa. Dulce manjar de los dioses y nuevo homenaje a la familia, Mahonesa a la sazón.

Aquí no me extiendo, salvo decir que bajo mi modesta opinión hay que arrancarle la piel a tiras y untar de sal gruesa al que le eche a esto mayonesa de bote. Háganla, que es sencillo y divino.

Aceite de girasol (of course), un huevo, sal, vinagre, limón y me he permitido el gusto de echarle medio diente pequeño de ajo, le metemos la “minipimer” y a gozar.

Cubrimos finalmente con la salsa todo el invento, y para darle un toque de color corto en tiras un pimiento del piquillo y adorno. Terminamos rallando encima el huevo cocido aquel que nos quedaba y a la nevera.

Para todo lo demás…………

Salud!!