Canadá 2017. Días 11 y 12. Flooding Toronto

Al final se me ha echado el tiempo encima. Ayer fue un día intenso y no escribí na de na, y hoy es la última noche en Canadá así que tiro palante con todo lo que queda de Toronto y los 2 últimos días espero hacerlos con tranquilidad en el vuelo de vuelta. Ya los subiré si todo va bien cuando lleguemos a España cañí.

Al turrón!. Nuestro primer día completo en la ciudad comenzó, tras salir del motel Bates, con una anécdota. Fuimos a desayunar y como hacíamos hambre buscamos, en lugar del café y dulce habitual, un breakfast tradicional norteamericano, por lo que fuimos a un bar-rest cercano (por si tras la ingesta debíamos “amortizar”). No recuerdo el nombre del local (algo de “fox nosequé”, era de esos deportivos). En fin, atendía una moza típica y una china de mediana edad, nos pedimos unos especiales típicos (Luk su sandwich y yo aquello de los huevos, bacon, papas, tostadas y demás). En un momento determinado la china se acerca por detrás a Luk, medio la abraza y me dice, en traducción bastante exacta, “es una mujer con suerte, tú eres un marido muy bueno, lo veo en tus ojos” se pone seria y añade: “no mientes nunca, no mientes nunca”. Me quedo a cuadros y solo digo…gracias? Luk me mira y me pregunta, ella se aleja y me dice, “díselo, traduce”. Se lo digo y nos quedamos los dos un tanto aturdidos.

Comentamos, esta se quiere ganar la propina, aunque la que nos servía era la otra. Esta estaba por ahí arreglando mesas y yendo y viniendo, de vez en cuando nos soltaba una sonrisa pero un tanto rara, un poco mística la señora, no sabría explicarlo…En fin, cuando nos fuimos, se vuelve a acercar, le da un abrazo a Luk como si fuera su abuela y de nuevo dirigiéndose a mí me dice “ME la cuidas eh? Me la cuidas..” Me da a mí otro abrazo, y ya nos deja irnos.

Salimos de allí en plan…una gitana nos ha echao el bien de ojo… una cosa muy rara, pero podríamos decir que empezamos el día con energía, fitetú.

Pa donde, diréis? Pal metro, ahora sí, con la lección aprendida. Estación Queen que era la más cercana al distrito del mercado, donde aparte de un idem muy chulo se supone que había uno de los productores de la zona, así más tipo lonja, pero que estaba vacío, al asomar el perolo por ahí una chica que pasaba nos dijo, mañana, es mañana… merc…digo..thanks! hay veces que nos liamos y decimos hasta obrigado! 😂 No me entretengo en detalles porque la entrada va pa muy largo. 20170630_11223520170630_11230920170630_113048

De allí fuimos directos, con la lección aprendida, es decir, bajo el cielo y huyendo del PATH como de la peste, al puerto. Objetivo?. Tomar el Ferry hasta la Isla central, que es…una isla que está en el centro, vaya, desde la que ver el skyline torontero en su máximo explendor. Es una forma, pensamos, barata de cruzar el río, aparte de pasear por un entorno envidiable. Como hicimos en Québec.

Antes vimos un barco militar atracado en la zona este, estábamos en un banco echando un piti cuando un marinero muy simpático se acerca y nos dice si no queremos subir a verlo, es una fragata (creo) de la armada canadiense que va dando la vuelta al mundo en ese plan. Como el J.S.Elcano pero sin el atractivo de nuestra goleta bergantín, (por cierto se me olvidó, en Montreal vimos, juraría que era el mismo, el buque escuela mexicano que atracó hace no mucho en el puerto de Huelva, qué cosas!) Sigo, diciendo, ok, thanks marinero, y allí que subimos a ver el bicho de metal que no tenía 100 ni 10 cañones por banda pero los que llevaba daban miedito. Fue entretenido, y gratis. Guay!.20170630_11530420170630_12031220170630_115932

Ahora sí, ámonos pal ferry PERO… resulta, condicionantes de la vida, que el gran lago Ontario, junto al que se yergue la vasta ciudad y, por lo que hoy hemos comprobado, el mismo río San Lorenzo donde desagua, ha alcanzado un nivel record desde los años 50 y el flood (inundación) alcanza a todo lo que está a poco nivel sobre el mismo (de hecho la primera tarde, paseando por el waterfront Luk y yo comentamos lo curioso de la sensación del agua tan alta, tipo piscina, pensando que era lo normal) pues no. Y por tanto los ferrys estaban cancelados excepto para los residentes en tales islas, que de hecho es zona habitable.

20170630_124839Chasco! Dijimos. Ay pena penita pena pena… Con la suerte que tenemos siempre… Oye! Vamos a ver los turísticos por si hay alguno a un precio razonable que no nos vamos a quedar sin las foticos de rigor… y todo era prohibitivo (bueno a ver, no es la locura, estamos viajando y todo se puede hacer pero nosotros…vaya esto de nuestro concepto de viaje, de presupuestos y demás es largo) la cosa es que no se veía mucho movimiento menos uno que estaba petao. ¡Ahí está la oferta!….ahí vamos los chancleteros y por 15$ muy muy asequible hacía un crucerito de 45 min. por las islas. Prácticamente lo que costaba, de haber sido, la ida y vuelta en ferry. Trápacá los tickets muchacho! El próximo? En 45 min. (Aro, está saliendo este…) Aquí nos vemos rapaz.

20170630_114559Damos una vueltica por el puerto y sus distintos atractivos y de lejos vemos que empieza a acumularse gente en el lugar, a la cola! Y al ratillo estábamos navegando y disfrutando de las hermosas vistas tanto del entorno como de la ciudad. Bonus: El aeropuerto de la ciudad (no el internacional, sino el regional) está ahí mismo con lo que un par de aviones nos pasaron como aquella playa, creo que brasileña. Curioso.

DSCF8868DSCF8887DSCF8882DSCF8913DSCF890220170630_14194920170630_143027Observamos de cerca aquello del flooding, innumerables zonas de las islas a un nivel de agua muy preocupante.

Y ya, volvemos (voy muy deprisa porque hay mucho por contar).

Dato 1. Llegamos a las 3 a puerto y sin comer.

Dato 2. Tony whooper man ha de probar una whooper de cada país visitado

Dato 3. Tengo una tablet con mapas para todo lo que haga falta

Dato 4. Entre que atracamos, y no, me paso un rato bicheando.

…ala seguimos… al…temido PATH! Ya no tan temido pues el premio que espera al otro lado del arcoiris no es otro que la oferta que ví, mirusté qué casualidad, en nosedonde de dos whooper por 6$ por aquello del Canadá 150. No obstante, no exagero si digo que estuvimos media hora perdidos por la maquiavélica ciudad subterránea buscando el food court donde se encontraba. (Tengan en cuenta que en cuanto se penetra en el abismo el gps ni es Global, ni es Position ni siquiera System). DSCF8926Tuve que tirar de influencias mágicas, es decir, Luk, para que, con meras sugerencias mías -a ver- y me ponía en plan Lenin esculpido -tiene que estar pallá, pallá! Luk, haz tu magia, guíame, llévame cual lázaro entre la espesura neoliberal hacia el premio merecido, hacia el maná de los gordos, hacia el bocado delicioso de la hamburguesa hecha poema épico. Tú puedes. En tí confío-

Sabéis? Cada día la quiero más… pensaba mientras eso que parece carne, tomate, lechuga, cebolla y pepinillo, pan con sémola ligeramente tostado, ketchup y mayonesa Heinz ™ clave del asunto caía por partida doble orgiásticamente en mi aparato digestivo. Ella, mientras, con la satisfacción del deber cumplido ingería comida asiática con placer, todo sea dicho.

DSCF8927Alguien dirá, dos puntos, qué capullo! va rápido porque hay tela que contar y llevo unos párrafos oliendo a papa frita congelada! Eso qué tiene que ver con Toronto?. – A ver… ves donde está arriba la x? Dale si quieres, es lo que hay. Sin esto no hay viaje ni hay blog ni hay ná. La vida son pequeños momentos.

Vámonos pal hotel, a echar una siestecita!

La tarde la hicimos trankila, como es habitual. Salimos, en este caso calle arriba (hacia el oeste) paseando hasta otro de los highlights de la ciudad. La Casa Loma, un palacete que se construyó un caballero que, entre otras cosas fue el primero en usar las cataratas del niágara para eso de crear energía eléctrica. Junto a ella hay jardines pero bueno, no tiene bajo nuestro punto de vista más especial atractivo que el de ver este tipo de construcciones al otro lado del charco.

DSCF8940 DSCF8936DSCF8930El paseo, eso sí, fue agradable y con la oscuridad nos parapetamos en nuestro peculiar alojamiento para amanecer el último día en Toronto, dedicado a: La mañana, a trasladarnos al gran parque de la ciudad (más que parque bosque) y la tarde al cercano centro de Chinatown para compritas.

La visita al parque duró toda la mañana. Fuimos en metro porque está bastante lejos del centro ese High Park. Estaba muy animado ya que este día que narro era el 1 de Julio. Aniversario especial, el 150 de la creación del estado Canadiense, así que había mucho autóctono de domingueo. Nada más entrar, por el norte, vemos un montón de carpas bajo el emblema de un parlamentario, no recuerdo el nombre. Dando banderitas, poniendo calcomanías de la hoja del arce a niños y adultos y con un grupito folk, aparentementemás que amateur, mientras reparten perritos y otras viandas.

DSCF8942DSCF8996 DSCF8957DSCF8961DSCF8950DSCF8948DSCF8952Todo muy americano. Seguimos dirección un gran lago eligiendo bien los senderos porque en muchos indicaban cuidaico con hiedra venenosa. No somos Batman pero igualmente esquivamos. Un buen pateo, hasta llegar al extremo sur, donde a un saltito está el mar…bueno el Ontario, pero en esa zona no hay islas delante, así que la visión es de playa total. DSCF8972DSCF8980Descansamos un poco en el paseo “laguítimo” por hacer una extrapolación, y volvimos al parque para ir al zoo que allí hay. No es el gran zoo de la ciudad, es uno pequeñito mantenido por una comunidad. Como siempre nos dió tristeza, aunque lo visitamos por ver especies que no hemos visto nunca en vivo. Bisontes, Yaks y otros seres cuyo nombre no recuerdo.

DSCF8991DSCF8988DSCF8992La hora de comer se encimaba y emprendimos el camino de vuelta para encontrar un indio donde comimos moderadamente bien. El arroz pocas veces defrauda. Ya nos había avisado el intesné que tormenta eléctrica así que al albergue. Más de media tarde vimos caer de lo lindo por la ventana, pero puntual tal como vino desapareció con el primer atisbo de oscuridad y allí que bajamos para pasear a taiwan y entrar en numerosas tiendas hasta encontrar todo lo que queríamos. A la vuelta pasamos por una pastelería china que quitaba to el sentío y no nos resistimos a pillar algunas delicias, maravillosas, (por cierto tras un principio reacios, finalmente el Tim Hortons, junto con el Seven11 nos han proporcionado un café decente (dentro de lo que cabe) para acompañar esos momentos.

Y poco más que decir. Se acabó Toronto. Nos ha gustado mucho y nos hemos dejado, seguro, mucho por ver de esta metrópolis, pero lo hemos disfrutado y eso, y nada más, es lo que buscábamos.

DSCF8923A la mañana siguiente Niágara nos esperaba. Y de momento eso es lo que toca. Esperar.

Salud!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s