European tour. Día 2

Sin despertador que valga nos levantamos en alta mar y dímosnos un duchazo (por separao que el minimalismo es victoriano comparado con el tamaño de la ducha de un camarote de clase turista) reponedor y despabilante y salimos al buffet para le petit dejeuneur que debía mejor llamarse pequenho almorço en honor a toda la tripulación de restauración, que era portuguesa.

 

Salimos al exterior para respirar aire puro y comprobar que, poco a poco, nos dirigíamos a una cada vez más visible tierra aunque aun quedaran un par de horas para la entrada a puerto y atraque (expresión acertada doblemente que ya conocemos lo que La France supondrá para nuestro bolsillo). Poco a poco entramos en la gran desembocadura del pronunciado “luar” (Loira) que será nuestro compañero durante todo el día y amarramos en el puerto de Saint-Nazaire.

 

Sacamos el coche y buscamos nuestro camino a Nantes, primer punto de parada donde llegamos sin más noticia que una altísima temperatura, si atendemos a lo que pensábamos.

 

Preciosa y no pequeña ciudad donde por 3 euros la hora y media de parking nos dio tiempo a pasear un poco, comer un bocata vía Subway, hacer unas fotillos y continuar la ruta en busca de la homónima de los castillos del Loira, de paso hasta nuestro objetivo final que era la no meno bonita Tours, pero poco a poco.

 

La ruta fue un tanto Fail, ya que nos perdimos mientras hacíamos fotos y terminamos por secundarísimas entre pueblos que ni aparecían en el mapa (pasamos del Gps en esa ocasión). Cuando por fin encauzamos . Obra. Carretera cortada. Desvío inexistente y una simpatiquísima francesa que nos ve circulando con el mapa en copilotaje, se para, mirusté, delante nuestra, se baja y nos pregunta si estamos perdidos. Po guí madam, pa que mentirle y empieza a bgla bgla como una metralleta y nosotros venga a decirle que no entendemos. Ella pasa o no sabe inglés y sigue y lo único que yo pillaba era que Droit (derecha) y ella se para, nos mira y dice en su francés el equivalente a: enga chavales, venid detrás mía que os “llevo”.

 

Y eso que hizo y a nuestros múltiples mercis bocuses añadimos un caramelo de la virgen del pilar (como te lo cuento) que le hizo mucha ilusión y seguimos ya directamente y cansaos de tanta carreterita curva sin aliciente para ir del tirón a Montreuil-Bellay, cuyo château resultó impactante. Recuerda mucho al famoso castillo de playmobil y frente a él, en una placita floreada había una cafetería típicamente francesa donde nos relajamos un poco con el paradójico café de rigor, dimos un micropaseo y de allí a Tours, esta vez vía peaje que no queríamos llegar más tarde de las 20:00 para hacer check-in en el hotel e ir al centro histórico de la ciudad.

 

Bueno, en verdad miento. Lo del horario y demás sí, pero lo del centro no lo teníamos del todo claro ya que esta era ciudad-dormitorio-fugaz por conveniencia de ruta pero ni habíamos lambuceado en profundidad por el ciberespacio buscando pistas ni sabíamos qué y cómo íbamos a ver. Fue ya en el hotel prefabricao de las afueras cuyo escueto coste monetario más tenía que ver con Quick que con Palace (hotel quick palace, se llamaba, para los que les confunda mi enrevés) y decía, que al pedir un mapa nos recomienda la simpática recepcioniste (nota mental: hacer miniapartado de idiosincracia) el centro antíguo (old town, que nosotros vamos de ingleses como ya he sugerido) y nos señala unas fotos que adornan el hall a lo que, tras ponerme la boina y camiseta de rayas y cuello vuelto a tal fin exclamo un mon dieu! y antes de que luk saque un larguísimo cigarrillo con boquilla y le crezcan las pestañas cual liza minelli cogemos el Río (coche) y el río (Loira) pabajo y pallá que vamos para, tras varias vueltas infructuosas encontrar aparcamiento Oh la la cerca del meollo y fuera de sona oga (que es la zona hora, pero en fransé, que hay que explicarlo tó) ya que eran más de las 20:00 y a las siete catapún el gusanito.

 

Disfrutamos de lo lindo por callejuelas medievales infestadísimas de personal que se veía, además, autóctono. Nosotros éramos de los pocos guiris que por ahí circulaban y oliendo la variada gastronomía de la infinidad de diversos y bonitos lugares que se poblaban en terrazas todo el centro, todo muy francés. Gente guapa everywhere, ensaladas, vinos, cervezas, pasta, carne, orientales, irlandeses,… De tot y molt decidimos 2 cosas a saber: a) no mirar el bolsillo. b) guiarnos por vista y olfato (más que nada porque hacerlo con el tacto o gusto nos hubiera acarreado algún que otro problema con los diversos comensales, y si estás pensando en el oído tienes un problema, serio). Total, que en un irlandés vi salir esa hamburguesa de angus con una pinta brutal. Hermosa, aderezada como sólo un francés puede hacerlo. Pija, vaya, y gorda… (suena al comienzo de un film de porno gay, lo sé) así que medias pintas garçon y aunque la carta me hizo dudar por un instante en darle a la pasta al ver el nombre de Whopper en ella…. bueno, ya sabéis. Me tiraron patrás, eso sí, no tanto los 15 pavos que costaba la burger como el tamaño (en altura) que presumí por lo que ví en mesas vecinas de las “normales” así que redujimos a sólo 2 dedos de carne y 4 euros pal bolsillo (sí, ese que dije en el que no pensaríamos, qué os gusta meter el dedito!) pero los 11 euros por hamburguesa creo que están bien, incluso para francia, incluso para ser en una plaza medieval, incluso para una noche que cerró hermosísima, incluso para una temperatura genial, incluso para el paseo posterior, maravilloso por el río, incluso para un agua que casi nos tocó los pies colgando mientras, incluso, un grupo folk con su acordeón incluído daba un concierto a nuestro lao e incluso cuando nos hubiéramos quedao viendo al grupo de jazz manouge (sí, creo que no se escribe así) que le daban al swing en otro bar e inclus…. No, no, en el segundo incluso ya valía 100 veces más.

 

¿Por dónde iba?. Na. Dicho está todo. Al hotel. Luces, y a dormir.

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “European tour. Día 2

  1. Luisa: Antonio, lo has hecho como un buen Whopperman. Y Luk, estarás disfrutando con el ambiente medieval, no?? Que guay!!!

    Adri: nzczocnñeeknfuiufvbizdnclknleaknae…. Perdón, las babas me han estropeado el teclado… Anguuussss….

  2. Eeeeeeehhh!!!! qué envidiaaaa!!!!! qué sitios más chulos!!!!! Pero lo que yo me pregunto es… ¿estará la francesa poniéndole música a la letrilla de jota que iba en el envoltorio del caramelo? jajajaja… nada más que se os ocurre a vosotros darle el caramelo… muy bueno. besos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s