Día 14. Enjoying the city

Nos levantamos y tras la duchita de rigor bajamos a desayunar. El sistema estaba bastante bien, aunque escaso para lo que estábamos acostumbrados. Había una gran cocina a disposición de todo el mundo, para que cada cual se hiciera su comida. Aparte el albergue ponía café, tostadas, bagels, queso para untar, mantequilla y mermelada. En grandes frigos cualquiera podía guardar su comida indicando en papelitos si era propia o para compartir y tras el papeo cada cual lavaba lo que había ensuciado. Aparte, cada día había determinadas actividades, p.ej. A las 5 cata de vinos y queso, a las 8 visitapor la ciudad,… Nos pareció curioso ya que en los albergues españoles no funciona así. Nosotros fuimos de independientes y salimos a pasear por el downtown, fundamentalmente la zona de union square, junto a donde nos alojábamos, y de ahí subimos para entrar en la Chinatown más auténtica de USA. Allí decidimos volver al final del día a comprar los últimos souvenirs. Al igual que en NY, Chinatown empalmaba con una pequeña Italia, nuevamente menos quiosquera que en la gran manzana, donde vimos a algun auténtico viejo “look” capo de la mafia, con gorilote cercano, o eso me pareció a mí. Realmente la ciudad se mostraba hemosa y perfecta para el paseo, a excepción de las mencionadas cuestas pero, valga la reduncancia lejana, qunien algo quiere algo le idem. Y en esas llegamos a Lombard Street, famosa por su cuesta en zigzag plagada de flores y, como no sabíamos en qué dirección estaba, nos guiamos por algo raro en el mapa y tiramos hacia el mar cuestarribísima para llegar a una especie de faro desde el que vimos, además de una parte de la costa, el zigzag buscado…. en la otra punta de la ciudad. Así que cuesta abajo again y tras un excepcional tramito llano, la cuesta arriba más infame que se puede imaginar hasta que, exhaustos, llegamos a nuestro destino, donde muchos otros guiris como nosotros hacían turnos para fotografiarse unos a otros con el zigzag y los coches que bajaban por él de fondo. Subimos hasta arriba y entonces giramos en una cuesta abajo no menos incómoda hasta Fisherman’s Warf, la zona del puerto, digamos, con más vida donde disfrutamos de un espectacular museo de barcos sobre el muelle. Hacia el sur se extendía un singular parque/paseo marítimo por el que paseamos y descansamos viendo el mar o, mejor dicho, la bahía de San Francisco, que por su extensión parece no tener horizonte. Y de allí seguimos bordeando con la descansada intención de coger un bus hasta el Golden Gate Park, que aunque por el nombre parezca otra cosa, no está junto al célebre puente, sino más al interior de la ciudad, y donde se encuentra el jardín japonés del té, que queríamos visitar.
En el bus dejé sola a lukya que me topé con mi segundo lobo de mar (o tierra). Aun desdentado y algo balbuceante (lo que complicaba la comunicación) departimos a gusto sobre la idiosincracia de SF, España, Picasso, Gaudí y, por fijación de mi temporal amigo, trenes (deduzco que pudiera ser su antaña profesión). Un tipo simpático del que nos despedimos habiéndonos pasado una parada de nuestro destino y es que no se puede estar en misa y repicando. Sea como fuere, el parque resultó un idílico lugar más que recomendable para visitar quien vaya a la ciudad de la diversidad. El japanese garden… Bueno, bonito, pero me esperaba más. Y como entró el hambre esa que se apellida atroz y el niño chico en su lista mental tenía comer en un chino de Chinatown, cogimos otro bus (que pudo ser free ya que alli sacas un billete y te vale por X horas pero claro, eso lo leí entonces, que no había aborígenes con quien platicar).
Y ahí estamos bajando del bus y entrando en Wells Fargo a cambiar en pequeño nuestro último billete de 100 y de paso el de 50 que en USA es complicado encontrar, para el de 100, sitio que lo acepte (claro está, adaptado a nuestro presupuesto).
Ya en Chinatown entramos en el que parecía un lujoso restaurante, con sus fotos del bueno de Arny gobernador, Clinton and company y la comida muy buena. Realmente es cierto eso de que los chinos adaptan la comida al lugar donde están porqure, aun parecida, no era como la española. Intenté en vano pedirle de postre un flan y entre que no sé como se llama (certificado, decir “fleen” no funciona), que los chinos suelen ir a lo justo de otro idioma que no sea el suyo, y que en mis clases de chino he aprendido mucho pero no “esa cosa blandita que se mueve”. Total, que entre el chino y yo decidimos no hacer más el ridículo y se cobró no sin antes preguntarle si ese garabato sospechoso indicaba que el tip estaba incluido. Pareció cortarse y dijo que sí.
No era por pagar 4 míseros $ de más, era por la evitar la paradoja de que un chino me engañara como un chino. Salimos, cigarrito y largo y divertido rato de compras bajo un viento que, por la tarde, aprieta aun más, y lo de antes no es poco.
Volvimos al albergue a lo habitual del wifi y tal hasta agotarnos y dormir para la última jornada de viaje hacia el sur destino Santa Bárbara, en la costa californiana, la que será la última noche en suelo americano (snif). Pero eso ya se contará a su tiempo. Ahora fotos de la maravillosa San Francisco

20110612-071627.jpg

20110612-071646.jpg

20110612-071912.jpg

20110612-071728.jpg

20110612-072131.jpg

20110612-072316.jpg

20110612-072339.jpg

20110612-072913.jpg

Anuncios

3 pensamientos en “Día 14. Enjoying the city

  1. Adri: Muy bonita la José Fariñas de San Francisco, ¿¿no habría un “Gran Muralla” regentado por un tal Pedro??

    Luisa: Me encanta la foto del parque en la que salís los 2 con el mundo de los teletubbies y la cascada detrás. Perfecta pa enmarcarla, guapos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s