Día 10. En buena compañía.

Nos costó levantarnos, un día más, pero queríamos aprovechar el tiempo en ese día que disfrutaríamos del encuentro con la familia lejana. Alejo y Michelle, por aquello de su jet lag (venían de Florida) se levantaron antes y aun les dió tiempo de dar una vuelta antes de que nos reuniéramos para hacer varias cosas. La primera en tiempo e importancia era comprar las entradas para el show KÀ, del Circo del sol, que veríamos esa noche. Buscamos en varios sitios, varios precios, y finalmente las compramos por internet con una buena oferta. 88$ en la sección A (la mejor). Nos ahorramos la mitad del precio de taquilla pero hubiéramos pagado a gusto el doble, más viendo lo que vimos y que contaré llegado el momento. Una vez recogidas las entradas nos dijimos: ala, ya podemos desayunar (o al revés, no recuerdo) y nos quedamos en el buffet del MGM Grand para hacer un ejercicio de gordición máxima todos a excepción de luk, ya que faltaba cuarto de hora para las 11 o, lo que es lo mismo, fin del breakfast y comienzo del lunch. Los afortunados tardones hicimos una gaupasa (empalmada) culinaria aprovechando el vacío grastronómico/legal de la situación.
Rodando salimos hacia el luxor para coger el coche e ir a un lugar que ansiaba visitar desde hace tiempo. El downtown o, lo que es lo mismo, la fremont av. Origen y centro histórico de las Vegas. Donde los mafiosos italianos levantaron la industria del vicio, tantas veces vistas sus luces sobre el brillante capó de coches en la gran pantalla, donde está el Golden Nugget, el Four Queens, ahora relegados a un segundo plano tras el desarrollo del Strip, donde se encuentran los hoteles actuales más conocidos, incluyendo el nuesfro. Ahí está la pantalla de leds más grande del mundo, dicen. Apagada porque era de día, como el vaquero icono de Vegas. En el golden dejé los 40$ que mi contabilidad casinera marcaba de beneficios mas otros 5$ míos, dejando claro el mostruo que ahí no se gana (que se lo creen ellos). Y con esas volvimos a dejar el coche en el hotel para coger el airtrain hacia Venetian, Caesar,… que Alejo y Michelle aun no habían visto. Paseando entró el hambre a Lucky strike que, como recordará el lector había desayunado como una persona sensata y nos contagió a todos, así que cenamos sin la menor posibilidad de impedir que mis primos nos invitaran, lo que supone que han de volver a españa para ser invitados, mirusté que mala suerte (nota para Alejo, que está perdiendo el español, endevé: esto es ironía :)).
Volvimos al hotel a refrescarnos, y alguno que otro a desamortizar la ingesta del día. Y nos fuimos, valga la redundancia, cagando leches al show Kà.
Bueno, no me voy a extender sobre el show porque es imposible describir lo que sentí. Ya había visto otros espectácukos de Cirque du Soleil (en la pequeña pantalla) pero más allá de la diferencia de estar en vivo, el show en sí es algo que no se puede ver fácilmente. En un escenario que no se puede encontrar más que en las vegas y hecho ex profeso para un show estable. Tanto en alto, ancho, profundo y hondo. Una maquinaria, una coreografí… Que no leches, que no lo puedo explicar y no quiero mosquearme. BRUTAL, y .
(lo último era un punto, para los hijos de la LOGSE)
Nos volvimos al Luxor, ya cansados (sobre todo luk y yo que teníamos un largo camino a la mañana siguiente) pero antes nos cruzamos las fotos y echamos un último pulso al gigante de colores. Mi primo a los famosos dados (craps) y yo al Blackjack para recuperar lo que era mío y sacarle 5$ más simbólicos que otra cosa a Mefisto en su propia casa. Con eso quedé conforme y con el cansancio nos despedimos de la familia hasta la próxima, ya en spain, y nos fuimos al bañito relajante y a dormir en menos de lo que tardo en poner las fotos que ahora ves y yo no, porque a estas alturas que lees yo estoy perdido entre los árboles de Yosemite…
…y tú no. Chincha.

nota: quiero apovechar un aparte para mensajear públicamente lo genial que fué encontrarme, tan lejos de casa, con mis primos, (tan lejos también de su ciudad con nombre de sobre de infusión de vampiros). Qué buenas charlas, en las tres combinaciones posibles entre el spanich y el americanish. Qué risas y qué filosofadas. Como no puede ser de otro modo entre Aléses, arreglamos el mundo, una o dos veces. Nos vemos pronto. Un abrazo supersize.

20110610-013850.jpg

20110610-013939.jpg

20110610-014014.jpg

20110610-014128.jpg

20110610-014232.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s