New york city. Conclusión

Bueno, ante todo decir que aunque el título rece NYC hablamos de Manhattan, uno de los 5 barrios que compone la ciudad, junto a Queens, The Bronx, Brooklyn y Staten Island. En esta visita de 5 días era imposible verlo todo y aunque no me cabe duda que en cada lugar habría merecido la pena dar un paseo Manhattan era el destino, lógicamente, deseado.

Dicho esto, vamos a las conclusiones y, tal vez, consejos para quienes piensen visitarlo.

La gente: No sé por qué pero no me imaginaba que la gente fuera tan amable y, sobre todo, respetuosa. Todo el mundo guarda una especie de esfera personal intocable, hay mucha gente por la calle pero nadie se toca, empuja. Las normas de cortesía son escrupulosamente guardadas y siempre hay alguien dispuesto a ayudarte, si está en su mano. Una cosa en la que no reparamos hasta el cuarto día fue el volumen de la gente y del ambiente. Estábamos en plena Times square y de repente no sé quién de los dos dijo….shhh, calla, escucha. Y ciertamente, solo se oía un murmullo. Es lo que se oye en cualquier parte. (cierto que las calles, aceras, edificios,… Todo es tan grande que probablemente disipe el sonido con mayor facilidad pero si miras a la gente, te das uenta que habla bajito, (probablemente la voz nasal americana también ayude), no hemos escuchado ni un timbre de movil en estos días, tan solo un coche pasó en el que esuchamos la música que llevaba puesta. Sea como sea y a lo que iba, la sensación que produce es de absoluta paz. Estás rodeao por cientos, miles de personas, pero tu micromundo predomina sobre todo lo demás.

El dinero: Todo se basa en el dinero. Es omnipresente. Tanto así que 1 dolar, que ahora viene a ser unos 70 cms de euro, es un billete, y cada uno vale su peso en oro. Tienes que llevar siempre encima pues es probable que cambie de manos muchas veces durante el día. Nadie te va a pedir por la calle, la sensación de seguridad es total a cualquier hora (recuerden, de harlem pabajo). Pero sabes, sientes, que todos quieren tu dinero. Y aquí tener dinero te convierte en Cristo. No digo Dios porque el único verdadero lleva la cara de algún fundador de la patria y cabe en el bolsillo.

El idioma: Bueno, quiero empezar desterrando el mito de que todo el mundo habla español. Falso. Quizá si uno se limita a las atracciones turísticas siempre encuentres un hispano en el staff para atenderte, pero en general largan en inglés, largan rápido, corto y pésimo. Si no te enteras de algo y preguntas probablemente te repetirán lo mismo sin cambiar una palabra. Yo que más o menos me manejo en ocasiones me ha costado más de 2 repeticiones y casi siempre unos segundos para asimilar el mensaje. Por contra, a ellos también les cuesta entender cuando no se “habla mal” y si de pedido “a batel of guoter” me han dicho “wa?” y tengo que decir “baloora” pa que hagamos el deporte nacional, trading. De cualquier forma el sistema es tan sencillo como prejuicioso. Si es afroameriacano, afina el oído, si tiene rasgos latinos, escoja. En otro caso, depende de la suerte.

El entorno: De alucine. El primer día no puedes bajar la cabeza, y además la sube en dos tiempos, el primero, el que el cuerpo acostumbra a usar cuando está con el MODE turists ON. El segundo, cuando descubres que te falta aun bastante ángulo de visión, que más arriba hay vida, aunque no lo parezca. Pero con eso descubres que han sabido aunar a la perfección el rascacielos con el parque o la casa baja. En cualquier sitio te puedes encontrar terrazas con mesas y sillas en las que no tienes que consumir nada para sentarte y echar un rato. Lo de central park es otro mundo. Un parque del tamaño, casi, de nuestra ciudad, dentro de otra ciudad. El último día, de casualidad, descubrimos el zoo, hay museos, pistas, lagos, acres y acres y, solo vimos la mitad.
En otro orden, decir que Manhattan tiene rascacielos en el más Downtown, (la parte donde está la zona cero) y en Midtown. Entre medios y al norte son barrios normales, de lo más variopinto y auténtico. Merece la pena andar.

El transporte: El principal medio de transporte que hemos utilizado y recomendamos es el de san fernando (ya sabes, un ratito a pié y otro caminando). Son buenas caminatas, pero en constante asombro así que no se hace pesado. Cierto que si se quiere visitar otra punta es conveniente coger un medio hasta ella y ya allí caminar de nuevo.
Hay 3 medios (si olvidamos coche propio, totalmente NO recomendado en la city). Em metro, el bus y el taxi.
Sin duda el metro es como todos los metros, el gran invento del siglo XX. Rápido, barato (2.25) y accesible en cualquier lugar. Eso sí, esperen un metro antiguo, lúgubre y poblado, según la hora,por gente de lo más extraña pero recordemos, cada cual va a su bola y hasta una puta transexual con pinta de haber pasado una noche muuuuuy larga estuvo intentando ayudarme con una línea y aunque su colocón (o sueño) no dió pa más se agradece. (Obviamente no es bizarrismo, al dirigirme a el/la estaba sentad@ de espaldas).
Decía, del metro. A veces puede resultar confuso, pero preguntando para asegurar no te equivocarás. Como la isla es alargada de norte a sur, todas las líneas tienen 2 sentidos, uptown o downtown, osea, vas parriba o pabajo? Y después las líneas tienen 2 variantes. Local y express. La primera es la que concemos, la segunda solo para en las paradas principales y, obvio, llegas antes.
El taxi. Solo lo usamos para ir del aeropuerto al hotel al llegar. Es un precio fijo “flat fare” (el del aeropuerto) y por 45$ te lleva a la puerta de tu hotel (propina aparte). Para la vuelta fuimos en metro hasta jamaica station y de alli coges un airtrain que vale 5$ por persona y te lleva a cualquier terminal (lo mismo para el sentido contrario. Osea, que para 2 que viajen a nyc pueden estar en la ciudad en unos 40 min por 5+5+2,25+2,25=15 dolares (11euros).
El bus. No lo usamos, hay muchas líneas y puedes ir a todas partes pero, según dicen hacen muchas paradas y se hace lento. Eso sí, posría utilizarse para hacer un barato recorrido turístico de aproximación o para ojear zonas “menos recomendables” sin bajarte del burro.

Consejos varios.

Lleva siempre dinero suelto (de 1 dolar). Lo usarás mucho.
Tips. Las “propinas”, que no lo son propiamente dico, sino que es el pago por el servicio, van, en bares y rest. Del 15 al 20%. a tu elección. Pero Ojo. En muchos sitios, y sobre todo, supongo, a turistas, te la meten ya en la cuenta (puede aparecer con el concepto TIP o GRATUITY) así que antes de pagar, mirar bien.
Cuando pagas con tarjeta tb hay que tener cuidado ya que te ponen la cuenta y un espacio abajo para que escribas a mano el tip, y firmas. Y te cobran el total. Así que si lo pagas por otro lao tacha esa linea con el boli antes de firmar. Si no, según su honradez, les estás dando un “minicheque” en blanco. Nosotros optamos, por todo esto que ya había leído, por pagar el tip en cash cuando pagamos con tarjeta.
Por último, cuando pagas en cash te pueden preguntar al llevarsela ,change?. Te quieren decir si quieres el cambio o se lo dejas de tip. Ojo porque, ya lo he dicho, todos quieren tu dinero.
A nosotros nos la intentaron colar en un rest. Ponía que incluían el tip en cuenta a las de más de 5 comensales. Pero al ver la cuenta aparecía incluído bajo el concepto GRATUITY, y abajo otro vacío de TIP del que, obvio, pasamos. fueron 31,18 pavos y aun asi al soltarle 50 el tio me dice “change?”. Sure. Por supuesto no le dejamos ni un centavo más de lo justo. Y tal vez si no hubieran intentao colarlo le habríamos dejado más porque la verdad es que estuvo tremendo y alli la comida es rica, abundante y bastante barata.
En conclusión. Dejen tip. Allí casi todo es autoservicio. Y pagas un plus porque te sirvan, estén pendientes,… Esa es la norma.
Hay otros tips (otros sectores) que rechazo, pero ya hablaré de ellos en futuros capítulos.

Ala, see U riding over west coast!

20110604-071052.jpg

Anuncios

2 pensamientos en “New york city. Conclusión

  1. Adri: Me alegro que hayáis disfrutado de NYC, mi prima de 14 años os envidia como nunca nadie ha envidiado a nadie jajajajaja. Luk, me estoy fumando tu tabaco a tu salud.

    Luisa: No os pongáis muy gordos y, recordad, dieta del cucurucho.

    Besos y a disfrutar de la West Coast.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s