Soneto prometido



Testigos de la muerte caprichosa
que recuerda sin palabras a ese padre.
Cristales que en la hondura penetraron
y marcaron para siempre sus señales

Detalles que se agarran a mis ojos
atrapando en sus luces la mirada
luminosa por reflejos deseados
del deseo de esta alma enamorada.

Silenciosos, vosotros enseñadme
qué me aguarda del destino, qué depara
para mi la primavera, tan temprana.

Sin pudor, como yo os miro, contempladme.
Decidle a vuestra dueña en la mañana
que también soy siervo suyo, por mi alma.

A. Alés

Anuncios

Un pensamiento en “Soneto prometido

  1.  
    Cómo no iba a aparecer yo por aquí para decirte que sigas escribiendo amiguito¡…alma enamorada nunca muerte, gordi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s