Despertar

…Sencillamente, la mañana se coló sin avisar (a veces lo hace) y nos
encontró en la ausencia que sólo da el sueño atrasado. Únicamente un
centímetro cuadrado daba cuenta de una física, donde puede hallarse el
último átomo que bordea un cuerpo a renglón del primer átomo de otro.
Contacto, que llaman, acertadamente.

…Sencillamente,
con la mañana vino un rayo de luz, que se coló como señalando al
infractor, señor juez. Culpables. Y la sentencia se cumplió,
despertando primero a una, luego a otro y por fin a ambos. Y con ellos
la duda.

Sin lentillas ni cristales por medio no se ve. Ja!.
Paradojas. Y ahora por uno después por otro un rutinario movimiento
calzaba licra aquí, algodón allá. No, duerme tú no te levantes.

Y se quedó el café. Sin tostadas, sin cereales y sin cigarrillo. Sin palabras.

No fue hasta que sonó el portazo que fue un instante con la carrera, frio suelo bajo los pies. ¿y se fue sin decir…?

Asomado
ya al balcón. Aun era tiempo. 3 plantas y esperaba ver abrirse otra
puerta, la de la calle, y acumulaba palabras… si, debían caer
suavemente, por gravedad, desde esa tercera puerta, la del balcón,
entre las plantas del 2º, bordeando el aire acondicionado del primero,
para caer suavemente, justo al salir tú, entre el cuello de la camisa y
el otro cuello, interminable anoche que recogió cuantos besos pidieran
permiso y, en esa rendija, seguir cayendo, palabra tras palabra para topar con el suave relieve de
la clavícula. Esa que me acogió, en su dureza, como perfecta almohada y
sin pudor y no obstante, palabras, a rodar hacia el profundo canal cuya
visión primera paró todos los relojes de la casa, extrañados, que se
echaron a dormir sin remisión.

Esas
palabras, sabía, rodarían hasta recalar en su destino. Pum pum. Un poco
más a la izquierda. PUM PUM. Ahí, ahora, colaos todas, entrad y
quedaros para siempre.

Y si, quizá, miraría, arriba. Aqui estoy. Tuyo. No te olvides de mí sin querer, hazlo queriendo.

Pero
no saliste por la puerta, ¿qué pasó?, ¿mirabas acaso el buzón donde
otras cartas, más frias se alojaban?. ¿Se paró el ascensor?……
¿Volviste? y sonó otro PUM en la puerta, la de dentro y suspiré.
Volviste…….

-Quillo llevo aporreando la puerta un rato, con
el coche en doble fila.. ¿qué haces en gallumbos?….. ¿te has quedao
sobao?, no me jodas…. – Y si, empezaba a comprender – ¿Quillo, qué
coño te pasa?…

-Nada…. tuve un sueño…

A.Alés

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s