y Día 15 (el último)

19 de Junio
 
Bueno, todo lo que empieza ha de terminar de una manera u otra y el viaje toca a su fín en este Lunes 19 de junio. Como en el resto de rutas largas, las 7:00 A.m. fue la hora elegida para dejar el hotel así que habiendo preparado el baúl (maleta) la noche anterior pagué mi cuenta hotelera y sobre las 7:15 salía del garage del Hotel con la idea de salir de Madrid a una hora que esperaba no hubiera demasiado tráfico y ya desayunaría una vez fuera de la urbe.
No llevaba mapa del extrarradio aunque por orientación espacial no me fue difícil dar con la salida a la Autovía de Extremadura, ruta elegida para el regreso pues tengo entendido que la de Andalucía tiene más tráfico tanto en la misma vía como y sobre todo para salir de Madrid. Por otra parte alguna gente me dijo que no está en demasiado buen estado… en fin, que fui por la de extremadura.
Cuando salí de Madrid (y por salid de Madrid me refiero a ver por fin un territorio sin edificios a mi alrededor) eran ya las 8:00 y como quiera que no quedaba demasiado para vaciar el depósito le dí un poco más y, aprovechando el fresquito y el descanso gané algunos kilómetros para terminar parando en un área de servicio de esas que llaman y comprobar que, igual que cuando saliera de Granada, y siendo Lunes, no había pan aun, que si quería, bollería. No me pude contener y cuando me despedía le dije al muchacho que ya llevaba demasiados días sin comerme una tostá y que esa no la perdonaba así que sin dejarse enfriar, la Susi me condujo de nuevo carretera alante y ya con cierta hambruna en mi sufrido estómago (que no hay nada como salir de mi amado sur para castigar a una bien acostumbrada panza) tiré hasta una hora y lugar en el que no se me pudiera negar tan ansiado manjar. Para ello tuve que llegar hasta la linde entre las provincias de Toledo y Cáceres, donde ya por la hora me jinqué (y perdón por la expresión) dos tostadas hermosas con su aceite, su sal, su tomate y su jamón junto a un café y cigarrillo posterior que me sentaron como debe sentar a un místico encontrarse con su adorado creador.
El resto hasta la provincia de Huelva no tiene más incidencia que una parada en la provincia de Badajoz para un nuevo repostaje, un nuevo pitillo, un acuarius y unas penúltimas tomas.
Hasta ahí todo correcto. Poco me podía imaginar que mi ya conocida impericia en la toma de decisiones me llevaría a un esfuerzo añadido y desde luego no deseado. A saber:
Ya en esa última posta que comentaba y viendo el mapa me dije que en lugar de, como tenía previsto, llegar hasta Sevilla y de ahí tomar la A-49 hasta Huelva, estaría bien entrar por el Norte y atravesar la sierra de Huelva, un camino menos rápido, desde luego, pero ya iba teniendo ganas de ver tierra conocida y de paso apretarle menos la oreja a la burra, sin excluir el placer de hacer unas curvitas en la bellísima Sierra de Aracena y Picos de Aroche.
En este momento decir que para entrar en la Sierra hay 2 caminos principales, uno, que viene de Badajoz y llega más o menos a Jabugo y otro, desde Santa Olalla del Cala que desemboca en Aracena y es la ruta que se suele seguir desde Sevilla……… yo no tomé ninguno de los dos.
En mi descargo decir que pasado Mérida y como la Autovía está en esa parte en obras pero casi terminada, me ví obligado a desviarme por una carretera que no conocía, lo que motivó que no encontrara la salida que esperaba y que me llevaría a conectar con la que mencioné antes de Badajoz, por ello me fui metiendo hacia Sevilla, donde tendría la opción de tomar la de Santa Olalla o ya seguir hacia la Capital andaluza y volver por la autovía 49 pero claro, si hiciera eso no sería tan membrillo como soy así que, ya en la provincia de Huelva y a solo 75 kms de Sevilla me meto por una carreterita hacia el interior de la sierra pensando (tarde o temprano daré con un pueblo que me lleva a otro y tal, encontraré el camino), idea no mala si las condiciones de los caminos fueran buenas, pero no eran malas, eran penosas.
Mi ruta me llevó a Cala (que no Santa Olalla del Cala),…. bueno, iba a contar toda la ruta pero para el que no conozca el entorno le resultará no tanto pesado como indiferente así que en resumen diré que para llegar a Aracena, que era, digamos, mi objetivo hacia la "civilización" tuve que estar andando a 30 por hora por unos caminos que me dolían más a mi que a mi pobre y castigada moto que, después de muchísimos kilómetros sin ningún problema ni queja ahora yo le castigaba de aquesta manera, no hay derecho, lo sé.
Baste decir que ese trayecto malo de cojones me retuvo casi 2 horas, me hizo morirme de calor y hasta me produjo esa sensación chunga que da cuando vas con mucha vibración y algun componente ligeramente cristalizado de la sangre (sal, supongo, aunque yo de eso no entiendo) hace que te piquen los brazos y las piernas, ufff. Weno, que por fin llegué a Aracena, volví a llenar el depósito y tiré por el camino de Campofrío por sus curvas, sus vistas (paré como no en el mirador de Nerva (bueno, entre Nerva y Riotinto)), un lugar predilecto para mí. Disfruté como no de las sensacionales vistas del embalse del Gossan, de las cortas en Riotinto y a las 16:00 horas estaba llegando de nuevo al garage donde la Susi descansa ahora con la satisfacción, supongo, de un trabajo bien hecho.
 
Han sido 15 días fantásticos y aunque los hice pensando que ya no tendría más oportunidades y era como diría el Rey it´s now or never me he convencido de que algo parecido tengo que hacer todos los años, me siento mucho más descansado, despierto que si hubiera estado en un "all included" en Cancún, encuentro que he podido reflexionar, disfrutar, conocer más cosas y sobre todo a mi mismo, y eso sin duda es mucho, muchísimo… Solo espero en otra ocasión poder viajar acompañado de Rocío, a ver si se anima, y si no, pues solo o en compañía de otros.
 
Termino diciendo a quien haya leído todo el diario que espero le haya entretenido tanto como a mí escribirlo, que he intentado que sea lo mas ameno posible y pienso que en algunos momentos lo he conseguido (en otros soy consciente que habrá sido más serio o incluso aburrido) de cualquier modo y como última anotación, recomiendo a todo el que ésto lea a hacer, no ya esto mismo, pero sí a no desaprovechar alguna ilusión que tenga y crear la oportunidad de cumplirla. Sin duda, no se arrepentirá.
 
Un abrazo y sed buenos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s